ASOCIACIÓN CULTURAL "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

Número de Registro 3179.  CIF nº  G10309607

 

NECROLÓGICA

ALONSO ZAMORA VICENTE

SOCIO DE HONOR DE APLEX HA FALLECIDO

Marzo 2006 14

 

SEMBLANZA

 

Sencillez y sentido común (1916-2006)
 
 

Periódico HOY, Badajoz, 15 de marzo de 2006

La personalidad intelectual de Alonso Zamora Vicente está marcada por la sencillez con la que trataba los grandes asuntos de la vida y con el singular sentido común con el que veía y hacía ver los problemas de la ciencia y lo cotidiano.

Hoy podemos decir que ha fallecido el último discípulo directo de los grandes maestros del Centro de Estudios Históricos. Formado en un colegio institucionista fue Alonso Zamora Vicente compañero en el bachillerato y en la facultad de letras de Madrid de Camilo José Cela, amigo entrañable suyo a quien apreció toda la vida. En sus tiempos de estudiante trabajó con Tomás Navarro Tomás, el fonetista, en el Centro de Estudios Históricos, mientras se ultimaban las encuestas del Atlas Lingüístico de la Península Ibérica.

Durante la guerra civil estuvo muy cerca de su maestro científico en la labor de rescate de los cuadros del Museo del Prado, en su calidad de soldado en guerra. Al finalizar la contienda, desde Barcelona y a través del Pirineo francés regresó a España y junto con Ramón Menéndez Pidal, Dámaso Alonso y Rafael Lapesa iniciaron el largo recorrido del exilio interior de España. Gracias a los ánimos de Dámaso Alonso se inició en los estudios dialectológicos con la investigación El habla de Mérida y sus cercanías, ganada la cátedra de lengua y literatura española del Instituto de Mérida, ciudad en la que residió durante dos cursos escolares. En su estancia extremeña recopiló materiales sobre Gabriel y Galán y Luis Chamizo que publicaría más tarde en diversas revistas.

Se traslada al instituto de bachillerato de Santiago de Compostela donde inicia su carrera universitaria en la Cátedra de Filología Románica de esa Universidad y estudios fundamentales sobre el gallego hablado.

En la Universidad de Salamanca inciará estudios sobre el habla pastoril de Juan del Enzina y con su traslado a Buenos Aires conoce los entresijos del acento porteño y de su rehilamiento. En esta ciudad fundó la revista Filología y contribuyó a que el dialectólogo alemán Fritz Krüger fuera contratado en la Universidad de Mendoza (Argentina) donde coincidió con el filólogo Juan Corominas que redactaba en colaboración con su hermana el diccionario etimológico hispánico.

A la vuelta a España a primeros de los años cincuenta Zamora Vicente se revela como escritor de cuentos y colaborador de la revista Ínsula que dirige José Luis Cano. En estos años se dedica a la investigación de la obra literaria de Lope de Vega, da a conocer la primera edición del manual de Dialectología Española y renueva la visión de Valle-Inclán con varios estudios sobre la obra del escritor gallego. Inicia su labor como Secretario Perpetuo de la Real Academia de la Lengua Española dirigiendo su Boletín y se embarca en la edición y redacción junto con su esposa Maria José Canellada del Diccionario Manual e ilustrado de la Lengua Española. Presenta años antes una adelantada visión de la novelística de Camilo José Cela y coetáneos. A la Real Academia de la Lengua Española dedicó varios años de su vida compilando la mejor historia de esa institución.

Por error se ha divulgado que era poeta de versos, sirva la errata para definir su vida como un poeta en el sentido etimológico de la voz, el que hace, el que escribe. Zamora Vicente ha sido un poeta etimológico, toda su vida, haciendo, trabajando, escribiendo, viajando, sintiendo... Zamora Vicente es un escritor singular que dominaba numerosos registros del lenguaje, desde el artículo periodístico al registro de narrador de cuentos y novelas, sin olvidar el lenguaje científico convertido en placer para su lector. Zamora Vicente ante todo fue un gran conversador y al mismo tiempo un extraordinario lector y oyente de lo que se decía y escribía a su alrededor.

Su relación con Extremadura fue intensa al conocer a sus gentes y a sus hombres ilustres. Amigo personal del pintor Godofredo Ortega Muñoz y admirador de Timoteo Pérez Rubio. Amigo de Enrique Segura y del escritor Manuel Pacheco. Amigo de Marino Barbero Santos y de tantos otros extremeños que guardan cartas suyas como tesoro literario.

Extremadura ha sido generosa con Alonso Zamora Vicente. Nombrado académico de honor de su Real Academia y Doctor Honoris Causa de su universidad, y la Asociación APLEX 'Patrimonio Lingüístico Extremeño' le distinguió con el título de Socio de Honor en el Primer Congreso Internacional APLEX 2004.

Descanse en paz mientras las futuras generaciones de extremeños se forman en la Fundación Biblioteca Alonso Zamora Vicente donde se encuentran catalogados y a disposición de los estudiosos y público interesado los libros que fueron su biblioteca particular de investigador, escritor y académico.

 

Antonio Viudas Camarasa es presidente de la Asociación Cultural 'Patrimonio Lingüístico Extremeño'

http://www.hoy.es/edicion/prensa/noticias/Sociedad/200603/15/HOY-SOC-218.html

 

Última actualización: 27/02/2007

 

index