ASOCIACIÓN CULTURAL "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

Número de Registro 3179.  CIF nº  G10309607

 

NECROLÓGICA

ALONSO ZAMORA VICENTE

SOCIO DE HONOR DE APLEX HA FALLECIDO

Marzo 2006 14

 
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

 

Muere a los 90 años Zamora Vicente, estudioso del lenguaje de la calle

 

El filólogo impulsó la renovación de la Real Academia Española Falleció por un infarto de miocardio
 
Muere a los 90 años Zamora Vicente, estudioso del lenguaje de la calle
FILÓLOGO. Alonso Zamora Vicente, en una imagen de 2002. / EFE
I
DATOS BIOGRÁFICOS
Origen: Alonso Zamora Vicente nace en Madrid, el 1 de febrero de 1916.

Formación: Doctor en Filología Románica por la Universidad de Madrid, obtuvo por oposición la cátedra de Lengua y Literatura españolas de instituto de enseñanza media y, después, la cátedra de Literatura Española en las universidades de Santiago de Compostela, Salamanca y Madrid.

Reconocimientos: Obtuvo el premio Miguel de Unamuno en 1970, recibió el Nacional de Novela y de Narrativa en 1980 y en el año 2000 fue finalista del Menéndez Pidal.

 
 

 
El escritor, filólogo y académico de la Lengua Alonso Zamora Vicente falleció ayer en su domicilio de Madrid a causa de un infarto de miocardio, informaron fuentes familiares. Zamora Vicente, de 90 años, gozaba de buena salud. «Fue una muerte repentina», señalaron las fuentes. Viudo de la filóloga Josefa Canellada, con la que compartió numerosos trabajos, deja dos hijos.

Modernizador de la Real Academia Española -fue su secretario desde 1971 hasta 1989- dedicó gran parte de su vida a estudiar los buenos -y los malos- usos que los españoles hacemos del idioma. Poseedor de un prodigioso oído verbal, Zamora Vicente estaba muy atento al 'lenguaje caliente' de la calle y patrocinó la inclusión de numerosos vocablos al diccionario de la Real Academia Española. Muchos no fueron aceptados, y siguen sin aceptarse, pero el paso del tiempo le da la razón.

Así, a principios de la década de los setenta incorporó a su 'Diccionario manual e ilustrado de la lengua española' las voces 'punkie', 'hippie', 'travesti', 'papear' 'movida', 'morro' o 'pizzería', voces que siguen estando vigentes. En este quehacer dialectológico destacan sus obras 'El habla de Mérida', 'Léxico rural asturiano', 'Dialectología española', 'Algunos aspectos generales del español americano', 'Estudios de dialectología hispánica', 'Al trasluz de la lengua actual' y 'La otra esquina de la lengua'. Discípulo de Ramón Menéndez Pidal, Américo Castro y Pedro Salinas, fue muy aplaudida su edición de 'Luces de bohemia', de Vallé-Inclán, así como el estudio que hizo de este autor en el libro 'La realidad esperpéntica', galardonado con el premio Nacional de Literatura Miguel de Unamuno de Ensayo en 1969.

Un estilo muy personal

«Fue un filólogo en el más amplio sentido de la palabra, un hombre con un estilo personalísimo que supo unir, en su escritura, la tradición con las técnicas novelescas más modernas», declaró el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina.

«Tuvimos que convertir una casa familiar, como era la Real Academia de los finales de los sesenta, en una empresa moderna, empeño en que nos dejamos las cejas y las pestañas», comentó el académico en una entrevista.

A pesar de su sentido del humor, no pudo olvidar la guerra civil, la experiencia «más traumática» de su vida. «Quiera que no siempre estoy condicionado para todas mis relaciones, mis opiniones, mis actividades con un fantasma, una voz que me avisa, una cautela, algo que está siempre detrás de mí y que se llama guerra civil». Su estancia en Mérida como profesor de instituto le hizo enamorarse de Extremadura. Leyó a Gabriel y Galán y estudió en profundidad los modismos y las formas dialectales del habla extremeña. Su biblioteca particular se halla en la Fundación Biblioteca Zamora Vicente, en Cáceres, un espléndido edificio situado en el casco histórico.

Partiendo de elementos populares cotidianos, Zamora Vicente salpicaba sus novelas y relatos breves de ironía y contenida denuncia social. Títulos suyos son 'Primeras hojas', 'Un balcón en la plaza' y el esperpéntico 'Smitch y Ramírez, S.A.'.

 

http://www.diariosur.es/pg060315/prensa/noticias/Cultura/200603/15/SUR-CUL-286.html

 

 

 

Última actualización: 27/02/2007

 

index