ASOCIACIÓN CULTURAL "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

Número de Registro 3179.  CIF nº  G10309607

 

NECROLÓGICA

ALONSO ZAMORA VICENTE

SOCIO DE HONOR DE APLEX HA FALLECIDO

Marzo 2006 14

 

Los 32.000 libros de Zamora Vicente
 

Periódico HOY, 29 DE MARZO DE 2006

Caceres

Los 32.000 libros de Zamora Vicente

El académico recién fallecido cedió una voluminosa biblioteca a la Diputación de Cáceres que funciona desde 1990 en la Casa del Mono, en pleno casco antiguo

 

 

LA BIBLIOTECA

LA BIBLIOTECA

Antigüedad: Abrió en el año 1990.

Ubicación y horario: Casa del Mono, c/ Cuesta de Aldana, 5. Teléfono 927 22 45 93. E-mail: info@biblio-zamoravicente.es

Horario: Se encuentra abierta al público desde las 9 horas hasta las 14, de lunes a viernes.

Servicios: Cuenta con servicio de reprografía, desiderata, consultas bibliográficas en internet y actividades culturales en las que la fundación realiza congresos, conferencias, exposiciones y presentaciones de libros.


 

Crítica literaria, colecciones de textos, homenajes, diccionarios, poesía y prosa. Una selección prodigiosamente rica y elegida rigurosamente. Son, en total, 32.602 volúmenes que el recientemente fallecido Alonso Zamora Vicente cedió a la Diputación de Cáceres y que permanecen desde 1990 en la Casa del Mono, un conocido palacio en la parte antigua, en la Cuesta de Aldana. El que fue considerado uno de los modernizadores de la Real Academia Española dejó un interesante legado en Cáceres al que puede acceder el que lo desee. Su enamoramiento extremeño surgió de su estancia en Mérida como profesor de instituto, en donde leyó a Gabriel y Galán y estudió de una manera profunda los modismos y las formas dialectales del habla extremeña.

Tal y como precisa la página web de esta biblioteca (www.biblio-zamoravicente.es), en los fondos están no solo sus trabajos literarios y lingüísticos, sino diversos materiales que responden a sus gustos, sus aficiones, sus hobbies: programas de conciertos, folletos turísticos desde la República hasta los años setenta, cartografía (de España, Europa y América) y mapas dibujados por él. Además, fondos que abarcan prácticamente todas las disciplinas literarias.

Nombres propios

Figuran en la biblioteca numerosos homenajes a destacadas personalidades: a Menéndez Pidal, a Américo Castro, a Dámaso Alonso, a María Josefa Canellada. En poesía destacan las obras completas de Juan Ramón Jiménez, de Antonio Machado, de Pablo Neruda, de Rafael Alberti; los poetas españoles de la postguerra están todos representados y hay una amplísima colección de poesía hispanoamericana, desde el XIX al XX: Vallejo, Lugones, Fernández Moreno. En prosa, la novela del XIX, en obras completas y sueltas: Galdós, Valera, Pereda, Pardo Bazán, Clarín. La novela del 98 se encuentra casi en su totalidad, algunos ejemplares raros como Ensayos de Unamuno, de la Residencia y la novela de los años 20 al 30.

Según se precisa en esta página web, a la que remite su directora, Queja Fajardo, como la mayor fuente de información de la biblioteca, merece una especial mención el fondo de literatura hispanoamericana, literatura clásica francesa, portuguesa, italiana, inglesa, alemana y rumana.

Hacen mención igualmente a la sección de dialectología hispánica. Están presentes todas o casi todas las colecciones de léxico dialectal, al que Alonso Zamora Vicente dedicó gran parte de su investigación. Aunque el noventa por ciento del fondo está especializado y lengua y literatura, hay excelentes monografías referentes a folklore, desde Luis de Hoyos y Violant y Simorra hasta tratados parciales actuales: cancioneros musicales, tradiciones, leyendas, artesanía y refraneros.

Verdaderas joyas bibliográficas son las colecciones de catálogos de grandes exposiciones europeas y españolas, desde los años cincuenta hasta nuestros días, lujosamente ilustrados y con espléndidos estudios críticos.

La biblioteca también cuenta con una sección de hemeroteca formada por más de mil títulos, muchas revistas incompletas y otras rarísimas y únicas que vienen a llenar el vacío de las bibliotecas españolas. La página web incluye citas del propio académico, que recuerda, por ejemplo, la compra de su primer libro en Santiago, 'La casa de la Troya'. «Como compensación de tal exceso literario pude adquirir, un poco después, en un tenderete de viejo que había al final de la Cuesta de Gelmírez las obras suelas de Lope de Vega, la edición dieciochesca de Sancha, uno de los tesoros de mi biblioteca».

«Los libros antiguos a mí no me emocionan mucho. Yo he tenido algunos y los he cambiado a enloquecedores señores por obras contemporáneas, válidas para mi trabajo. Yo tenía una biblioteca riquísima que está convertida en biblioteca pública en Cáceres». Visitable y accesible por cualquiera, la biblioteca sigue en pie después de su muerte.




 

http://www.hoy.es/pg060329/prensa/noticias/Caceres/200603/29/HOY-CAC-045.html

 

Última actualización: 27/02/2007

 

index