ASOCIACIÓN "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

CIF nº G10309607

Publicaciones de los socios de APLEX

  Juan José Camisón

 

 

     Posterización sobre una foto de Paola de Grenet 

 

LA MARDICIÓN DE MARIÁN

   

Dedicáu a tos los dagalinus estremeñus,

pa que los sus maestrus o los sus pairis

 los aprendan a galral comu se galraba de p'atrás,

antis de que la genti leía mos aguarreasi

pol no prenuncial las esis o pol icil dijun y trujun.

 

Jaci un porrón de tiempu, p’allá pa’l añu de Maricastaña, cuandu antovia los regatus brincaban cristalinus de ruscu en ruscu por entri las canchaleras y las pozas enllenas de moju y morujillu..., cuandu cuasi que to el terrenu estaba bien tupíu 'e jelechus y atacuñáu de bosquis copúus en 'os que ni una racha de sol s'escurricía..., cuandu pol el monti jurricheaban los bestardus y campaban a sus anchas los dorrus y jabalinis, y los pájarus eran mu requetelibris pa jadel los ñíus andi a ellus se les prantasi de la barriga, que to era cuasi suyu..., en el castillu de San Juan ‘e Máscoras, p’allí pa la punta d’arriba d’Estremaúra, celquirrinina 'e Gata, vivía una mocina mu retepulía que se llamaba Marián.

          Era asín comu entrecana y vivaracha com'una culebreja, tenía los ojus garzus, la boca de piñón y la melena lalga, que de cuandu en ves s'arrecogía en aspeci de cocas a dambus láus 'e la caeza o se jacía con ella dos trenzonas que dejaba cael, asina comu er que no quieri la cosa, sobri la gasopeta, mentris andorreaba pol la casa. Cantaba comu los angelitus, sabía jadel alicantrinas y aleluyas qu'ella sola sacaba de la su caeza, y t'enjaretaba en un pris-pras, si se ponía, bordáus de rechupeti. Galraba lo mesmu en 'os latinis de los curas, qu'en moru o en franchuti (qu'en aquellus entoncis a la genti fina las estruían y las adotrinaban en to de to pa pol si acasu) y una sonrisina de láu a láu 'e dambas carrilleras inluminaba la guapura 'e la su cara cuasi que de continu. Alcandoreaba mu a menúu pol los pasilis del castillu, jiciendu golgoritus o relatándusi cosas a ella mesma y, cuandu jadía güenu, le daba a vecis pol trotal a caballu, mentris iba sintiendu el relindíu de las piquetas del ganáu qu'allí andaba triscandu, a to lo lalgu de los cortinalis y jesas de su pairi qu’iban dendi el mesmu cotorru en qu'estaba empinguruchá la foltaleza hasta muchu más alantroti ‘e la corrienti 'el Árragu, pa en ondi s'empuntaba las más 'e las vecis ella sola.

Ni que icil tieni (comu sueli acontecel en estus casus) que la envidia royía a tuitas las otras mozas qu’andaban al su alreol, tantu a las más allegaízas a ella comu a las más menus.

Los sus padris, con to y con esu, (y estu tamién sueli acontecel más ‘e lo que paeci en 'as leyendas d'enantis comu ésta) y anque er destinu hubía enllenáu con comuergu a la su hija de cosas de muchu valel y mu requetegüenas (pos sartaba a la vista, na más vel-la), no eran felicis... Escurus, cabisgachus y con un run-run metíu en la mollera que no eran escapacis de aborral de ella ni de día y de nochi, sólu jadían el conqui d'aparental estal com'unas castañuelas cuandu Marián estaba 'elantri, pol no dal-li a entendel el encorujón y l'ajoguina que llevaban ajundíus más p'adrentu de la gasopeta, aperguñándulis los corazonis, con lo que sabían. Bastanti tenían ellus. Dend'el intri mesmu en que la dagalita tuvu ya sentíu, precurarun desimulal siempri que pudun, a ca sonrisina ‘e Marián, las jondas mordiscás qu’el mal de la probita (antovia sin decrarálsili) les pegaba en 'as sentrañas, ocurtandu er jerronazu que la dolol les daba ca ves que la tenían delantri 'e los sus ojus o desimulandu los lagrimonis a ca y cuandu la mocina llegaba a casa tan campanti y recachera con argún antusanéu o arguna nueva embajá en 'a su caeza.

Peru cuandu Marián estaba a puntu ‘e cumpril los diejiséis añus, no puyendu ocurtal-li pol más tiempu el terribri secretu qu'escuendían en lo más jondu 'e las sus entretelas, s’arrestarun a ponel-li las cartas boca arriba y a contal-li a las craras tuitu lo que l’habían estáu tapandu mentris que jue una rapagona, aún supiendu el gran dolol qu’iban a precural-li al jadel-li patenti to el asuntu, que menúu agasaju pa la probi...

(Y comu aquí, me lo estoy presumiendu, habrá que dil apriesa pa que no s'empacientin los que andan leyendu o escuchandu, no vi a arrezagalmi ni una pisquirrinina. Asín que amus a ellu: 'enga!...)

Se trataba d’una terribri mardición (siempri son terribris las mardicionis ‘e los cuentus) que l’había echáu el helmanu ‘e su pairi, un escuru frailón de la ordin del Pereru, viníu de pa Castilla, de p’ahí arribota de La Ciudá, con muchus perendenguis y toa la su corrobra de camándulas a aposentalsi aquí en esti terrenu, peru que, no hubiendu teníu chamba a la hora ‘e consiguil los agarris precisus ‘e los sus mandamasis pa bufal a su gustu, y roíu d’envidia de vel a su helmanu empingorocháu en el puestu ‘e Gobelnaol ‘e la foltaleza ‘e San Juan de Máscoras, s’enfarruscó, pescó la manta y el pendingui y, pegandu un rebotíu, se jue ajuyíu del puebru, com'un garduñu, con entencionis de vivil p’allí abajocha pa’l llanu, cerca de la juenti del Bolbollón, y en ondi toa la genti dio en icil, al pocu, que jacía magia y cosas 'e brujería y qu,'a basi de tuitas esas maturrangas, tranfullas y jeringoncias en que trajinaba,  emprencipió a medral de lo lindu, emborullandu a los incautus que por allí pasaban. Peru siguía siendu un bichu de lo que no hay. Hasta tal puntu le royían pol drentu las sentrañas la envidia y el resquemol, que jizu tuitu lo posibri pol acarreal-li dañu a su helmanu, el Gobelnaol, en lo más queríu que tuviesi. Velehí pol qué el mesmu día que nació Marián, en cuantis que vio a la criaturita tan requetepreciosina y contempró el embabiecamientu con que los sus padris se queaban embabiecáus mirándula, prenunció la terribri mardición qu’ara, con la llegá 'e la mayoría d’edá, estaba a puntu ‘e cumprilsi. Y velehí pol qué los padris de la dagalita no puyerun tapal-li a la su hija pol más tiempu el terribri conjuru. Estas juerun las palabras prenunciás pol el esquerosu del fraili. Velequilas:

-¡Jamás de los jamasis héis de vel a la vuestra hija hereéra d’estus terrenus ni d’esti castillacu polque, en llegandu a la edá ‘e diejiséis añus, la dagala emprincipiará a envejecel, envejecel, envejecel y a arrugalsi a toa mecha com’una pera pocha hasta que, antis ‘e que dambus a dos vos déis ni cuenta, será una horribri vieja engurrumiñá y escuchimizá com'una tia jirula!

Jue mu dolorosu pa los sus padris (ya vos lo poéis imaginal) el intri en el que le jizun patenti a la su hija el terribri secretu, y, endi luegu, muchismu más esgarraol se les jizu a tos el intri en el que, llegáu que jue el momentu del cumpriañus (que ni que icil tieni ni jizun ni festejarun con regociju dingunu si no jue con cien llorus y ajoginas), a la probecita ‘e la moza emprencipiaron a salil-li asina comu aspeci de pellejus pol dembaju del gargueru y pol to’l cogoti p'abaju que, a lo primeru, cuasi que ni se vían peru qu', al cabu ‘e un ratu, eran ya unus güenus encorujonis aperguñáus unus con otrus y bien requeteprantáus to'l papu y el gañón alantri. Y no aparó en ellu la cosa, qu’alúu dispués emprencipiarun a salil-li aspeci ‘e rajaúras en 'as borsas de dembaju ‘e los ojus, y unus joyancus jondus en 'as carrilleras, y un verrugón porrúu en la balbilla, y otru 'embaju 'el jocicu, y una empollaúra al láu ‘e las naricis, d’andi emprencipiarun a espelechal-li pelangrañus largus..., hasta qu'alúu dispués, ar cabu ‘el ratu, velehí, dio la probi moza en notalsi unus retorcijonis cuasi qu'emposibris de suportal hasta qu,'a la postri, se se le vinu a enllenal de tecras y cracras tuitu el cuelpu: un arrecarconinu en la rabaílla, un dolorinu en el cogoti al dal en enretuertal-lu pa los láus, las canillas cuasi qu'atollaítas tuitas pol las colvas d'aporrillamientu, la gasopeta más caía, la barriga más aburtá, com'un banduju, la esparda y los costillaris encuencáus com'una joci... ¡En fin, una penita...!

         Marián pegaba unus gañíus que pa qué, a ca y cuandu iban aconteciendu estas metamolfosis pol tuitu su cuelpu llenu de doloris y, enzurroná en una garita de la torri más arta del castillu, se pasaba er día y la nochi jimprandu desemprantá perdía, llena de duelus y ajoguinas, sin querel habral ni vel a chicus ni a medianus, y sin dejal que naidi la guipasi asina, engurrumiñá y jecha un guiñapu comu s'había queáu, acetandu si acasu na más, na más que le cuelasin un pratu ‘e gandalla, d'en ves en cuandu, pol dembaju der postiguillu.

Los sus padris no sabían cuasi qué jadel ya de zurru y de desesperanza. Ni tuitu el poderíu que les precuraba el sel los Gobelnaoris de tantismus terrenus, ni tuitu el oru o la prata 'e las sus arcas o de las de los sus parientis más allegaízus pudun ponel puntu final a la encarma y al ajogaeru tan jondu qu'estaba supoltandu la dagalita.

Y la hestoria  (comu jaci la lumbri pol los derrumbaerus de los montis cuandu prendi) dio en roal de boca en boca pol tos los lugaris de los alreoris, esperpiñándula y trabucándula unus asín, otrus asáu, de móu y manera que, sigún la refirieran, en unus dispiertaba la molbosiá y el alcagüetéu y en otrus, en 'os que que siempri l’habían queríu y antañu la conocierun bien jampona y jovin, dispiertaba la desazón  y la piedá, cuandu no un  jondu dolol inconsolabri.

         Peru en el momentu en que l'ajoguina paecía sel más grandi y que ya no había móu de levantal caeza, (estu tamién sueli acontecel mu a menúu) apaeció a las puertas del castillu la mujel más zalandrajosa del lugal, una viejirrinina arrutá tuita y engurría, jecha un gurruñu ya comu'una pasa peru con la vista chisporroteanti antovia com'una centella y lista y desenreá com'una cormilleja, a la que tos conocían con el nombri de la tía Sofía la Sanaora, mu mentá pol tuitas las maturrangas y bilistrajus que era escapás 'e jadel pa quital los malis y los duelus del cuelpu y del arma, y sabeora de los requilorius más antiguísimus y enrevesáus de los de antis de p’aptrás contri cuarquiel emborujamientu, ensarmu o mardicionis. Precupá la probi ‘e la mujel (tú verás a vel), del mesmu moo que lo estaban tos los vecinus del puebru, por el alardi que les había caíu encima a los Señoris, y quisiendu trael una miaja ‘e lus a tan terribri cuadru, una mañana bien templanu, en cuantis que emprencipió a crareal, muchu antis de qu'arrayasi el sol, s’encampó hasta el mesmu postigu del castillu, sin encomendalsi a naidi, y s'espetó en 'a puerta. Allí se jartó 'e pidil-lis a los guardias que la dejasin habral con el Gobelnaol y con la su mujel y, alúu dispués que le pusun bien de pegas (que pa esu están los guardias), cuandu a la postri la dejarun pasal y estuvu delantri ‘e ellus, no s'anduvu con tapujus y les sortó en dos patás y craru cuál era, al su moo de vel las cosas, lo qu’estaba pasandu en tuitu aquel negociu, y cuál habría ‘e sel el apañu mejol pa ventilal d'una ves aquel enrebesináu adagiu. Y se pusu a contal-lis con pelus y señalis cómu, sigún ella, esti emborujamientu de la vejé prematura lo precuraba un mesturaju que los brujus y boticarius consiguían d’argunus yelbajus endispués de machal-lus y espiparral-lus bien espiparráus pa sacal-lis el zugu, er cual se lo daban a bebel, desimulamenti, a quienis ellus quisieran jadel-li el ojamientu; y cómu, pa ponel fin a los percujus que precuraba dicha brujería y a los tantarantanis que d’ella derivaban, sólu esistía una solución estrema y que consestía en aprical-li a la pelsona aojá los marrus ‘e la joventú, que na más en el senu más escuru y jondu del ríu Árragu puedía unu jadelsi con ellus, pos sólu allí, d'habel-lus entovía, puedían enjallalsi.

Los padris de Marián, en cuantis que guiparun aquella endebrina racha d’esperanza, s’apresurarun a convocal chapescandu el conceju con tuitus los mandamasis de los alreoris, y envitarun a l'asambrea dejechamenti a los más nobris, arrocháus y arrestáus caballerus de toa la Sierra de Gata. Allí, y alúu d’habel puestu al corrienti a tuitus los acuíus del abaloriu que tenían entri manus y de la labacierna tan morrocotúa que se l'había viníu encima a la probita ‘e la su hija, jidun ofrecimientu, en una úrtima intentona d’enjallal una solución a la desesperá, de tuitas sus fincas y jaciendas al caballeru que juesi escapás d’enjallal los marrus ‘e la joventú  que, sigún icían, estaban en 'as sentrañas más jondas y escuras del ríu Árragu.

Alúu dispués qu'el Gobernaol jizu sabel a tos los presentis los añurgaerus y los ajogus qu'estaba pasandu pol me d'aquellu, jue jiciéndulis vel una por una tuitas las razonis que lo habían espoliqueáu hasta llegal a pranteal-lis un ajusti tan desventajosu pol la su parti, pos, de sel enjallás las pieras, se queaba más jorru qu'un arca 'e pan a finalis de semana... Hasta que, medíu atrangulláu de pena, tuvu qu'aparalsi 'e galral, pos se l'había arresequináu el gargueru con las emocionis...

Se queo toa en silenciu la corrobra. Naidi osaba galral ni dal el más tristi juchíu, ni resolgal siquiera...

Aprovecharun tuitus el momentu pa medital un pocu l'aventura... Dingunu era ajenu a qu'el asuntu tenía migas. Y es que la parti del ríu andi se maginaban tos que puedían estal los dichosus chinarrus ajorraba justamenti por en vera ‘e la casa del helmanu ‘el Gobelnaol, el frailucu Germiri, y pa que naidi puyesi jacelsi con los guijarrus mágicus, había encantáu tuitu el régatu con un astutu ensarmu consistenti en que cuarquiel pelsona, animal o cosa que atientasi la supelfici del agua, anque na más que juera al rapi y de raspajilera, queaba en el intri conveltíu en un albu o un matoju, cuandu no en un cachu 'e jaramagu. Sólu los pecis y las lúntrigas habían puedíu d’ajuyil del maleficiu y naaban tranqquilus pol las solitañas aguas del regatu, sin que pol hachi o pol be, velehí, les viniesi mal dingunu.

Sin embalgu, y a pesal de la dificurtá qu’el asuntu pranteaba, había entri los asistentis un jovin caballeru de la Torri, llamáu Don Juan Arias, er cual, más conmovíu pol la prematura vejé ‘e la probi Marián que pol lo que puyesi venil a hereal de la enolmi jacienda del Gobelnaol de Máscoras, s’ofreció, arrestáu y aleitosu comu era, pa dil él mesmu en cata ‘e los gorronis milagrosus. Tenía, a parti de los motivus ya espricoteáus, otrus muchu más personalis p'arriscalsi, pos las hereáis por en metá ‘e las cualis jorraba el ríu encantáu en custión (toconalis, linaris, suertis, centeneras, jesas, cortinalis y matonis) y de las qu’ara s’había jechu el amu el frailucu Germiri, habían síu de toa la vida 'e Dios de los sus antipasáus y el güena-pieza del monji se las había arrampráu pa él con esquerosus encantis y tracamundéus.

Se pusun mu contentus el Gobelnaol y la su mujel cuandu vidun que s’echaba p’alantri un caballeru tan arriscáu y rajáu comu Don Juan Arias y, sobri to, cuandu se prantificó en metá ‘e la praza de almas, peltrecháu de pies a caeza ya con tos los avíus pa la partía. El mozu pidió el honol d’entental-lu él solu y pol su cuenta, y que se le pelmitiesi jacel la tal jazaña a poel sel mejol ara qu'aluegu, pol lo que queó conveníu que sardría en cata ‘el remediu ar crareal la mañana der día siguienti, en cuantis que s’emprecipiara a poel distinguil un jilu brancu d'un jilu negru.

Y asina, con el beneprácitu del Gobelnaol, partió a caballu Don Juan Arias en una madrugá d'otoñu, con un cielu parduscu y engarañáu, caminu del ríu Árragu, p'andi aquellus chabarconis empantanáus del Bolbollón, compretamenti convencíu de qu’iba a consiguil él solu el ojetivu.

En cuantis que llegó al lugal que creyó qu’era el más pintiparáu, s’abajó ‘e la caballería y s’arrimó con segilu pa la corrienti del regatu, oselvandu con cuyáu el ajorral del agua y queándusi escrisáu pa ella pol vel si era escapás ‘e guipal por argún láu siquiá los relumbronis d’argunu ‘e los chinarrus mágicus, qu'icía la genti qu'eran brillantis, peru la espesa niebrina que cubría to’l campu y que corría despacininu achaparrá contri el ras de la corrienti l’emposibilitó vel na, de aguas p'adrentu, en 'a emborronosa escuriá de las jonduras del regatu. Y allí se queó aparboláu y comu embaíu sin sabel qué jadel ni de qué moo ventilal aquella situación tan encarcajinosa.

Peru, ya d’estal allí, y más que na pol comprobal él mesmu si era verdá la leyenda que corría pol tuitus los lugaris de la Sierra de Gata sobri el maleficiu del regatu que icía que to lo que s’aposara en 'a corrienti o atorara el ras del agua se güervía matorral o puru monti, enganchó un grillu qu’había p’allí entri unus yelbajus y qu’ acababa ‘e salil del aburacu y lo jondeó al regatu cuasi pa la otra punta pa que cayera bien endrentu. Y en cuantis qu’el cucarrachu atoró de raspajilón la supelfici del regatu queo en el intri trafolmáu en una juncia, que se jue frotandu, arrastrá depriesa, con el bordón de agua.

Peru el mozu, a pesal d’estal viendu lo que vía, pensó qu’a lo mejol le fallaba la vista y los refrejus, o que, pol me de la repegotosa 'e la niebrina no vidu craramenti, o no pusu mucha atención en el grillu 'e los demonius cuandu s’aposó en el agua, maginándusi quiciás argu estraoldinariu aondi na más, a lo mejol, tan sólu argún marraju hubía síu el causanti del prodigiu, al ansomal el jocicu pa pegal-li una chalnicá al dichosu cocu, y que la juncia en custión estaba ya  frotandu al ras del agua dend’enantis de qu’él hobiesi estáu mirandu, no sé si m’espricu...

El casu es que, al ratininu, y p'aseguralsi ‘e lo que vía, pinchó con 'a punta ‘e la espá un legartu verdi qu’andaba p’allí jarramasqueandu entri unas gamonitas d'en vera d'unas lanchas y lo jondeó tamién pa’l agua. Comu por arti de bilribilroqui, en cuantis que s’aposarun las patas en 'a supelfici del ríu, el ristril se jizu un jaramagu qu’ascapi, al dil jorrandu, s’enrelió entri unus ruscus de la orilla.

Alúu dispués l'echó el guanti a una cormilleja y la jue arrimandu con muchu cuyáu hasta la mesma lindi del agua pa queal esta ves bien empapáu de tuitus los pasus del prodigiu, peru lo mesmitu qu’había pasáu enantis, pasó ara: el probitu del bichu, na más atoral el agua, queó frotandu conveltíu en un dejalicháu galaperu...

Y no contentu ni convencíu antovia de lo que los sus ojus vían a las craras, s’arrestó, con to y con ellu, a arrimal el jacu negru al rentinu mesmu de la orilla y, jiciendu carranca, lo esbruzó con tuita su juerza en ‘a corrienti, qu’en un periqueti lo trafolmó, con albarda, atajarris, enjalmu y to, en un malapiu secarundu qu,’en un santiamén, se candó en el jondón del ríu y allí queó prantificáu com’un mediu ajogáu que ni tulli ni mulli, na más que con los brazus estirancáus dejuera 'el agua sin rechistal ni píu.

Estaba antovia Don Juan Arias múu, oselvandu espantáu el misteriosu ríu con los ojus escarrancháus, cuandu, en aquel intri, sintió una vos que le icía:

-¡Chincha, garrincha, pichincha, requitechincha! ¡Nunca consiguirás consiguil los guijus guijosus d’esi móu mierinca mieosu!

Y lo más morrocotúu del casu era que ni allí había jocicu d'aondi saliesi la vos qu’había prenunciáu talis palabras, ni mollera a la que pelteneciesi tal jocicu, ni cuelpu al que poel pegal-li la chinostra en custión. Y, a pesal de to, al ratininu, gorvió a sentil otra ves el mesmu canti:

-¡Nunca consiguirás consigil-lu tú solu solamenti, pol muchu t’empeñis empeñánduti ni pol muchismu píu que tengas tuviendu tal antoju por el ríu, sin que cuentis con el apoyu míu!

El jovin caballeru, intrigáu y retorciendu el pescuezu d’acá p’allá, intentaba averigual de pa óndi vínía el avisu, a la ves que le preguntaba a cualisquiera que l’anduviesi galrandu asina dend'el escondichi que juera:

-¿Lu quién eris? ¿Lu aóndi estás? ¿Lu d’aóndi sali esa vos? Déajati vel d'una ves y jacite ya el presenteru, qu'estu no es una groma ni tie gracia.

De gorpi, d’entri los mesmus borceguinis suyus, apaeció entri sus patas y delantri 'e los sus ojus una aspeci ‘e duendi chirriquininu, de ésus que p’aquí llaman camuñas, que siguía chascandu com'una carretilla sin aparalsi:

-Yo soy Mingulorenzu, el amu amorosu de tuistus los pájarus d’estus bosquis boscocus, y tamién soy el únicu cómicu mínimu súcubu fuleru titarateru que sabi cómu no convertilsi en albu o ramaju o abroju o matoju al entral en actu ‘e contactu con el fríu ríu encantáu, aojáu y emborujáu; vivu entri los matorralis y los zarzalis dendi tiempus inmemorialis y culebréu y me remenéu con ligereza por entri la maleza d’esta tupía naturaleza, dulmiendu dembaju de l’aspereza ‘e la colteza seca d’un azajol en frol que creci en vera de la corrienti trasparenti d’esta fiera rivera pejiguera, y m'he estáu descuajaringandu mirandu de qué manera tan bobera perdías con presteza, pol tu mala caeza, el jacu y el jatu d'un sopapu. ¡Pol lo que vengu a sacal en consecuencia consecuenti que mu grandisma debi sel la neseciá necesaria que tienis y requetetienis d’atravesal o entral en 'a corrienti d'esti ríu bravíu del escalofríu!

-¡La verdá es que sí, qu’has atináu! Eris mu listu, rancataprán. Tengu una neseciá juertisma d’enzambullilmi en el agua. Peru véu qu’es imposibri de to puntu jadel-lu asina sin más, a no sel que renunci a mi condición d'humanu y m'avenga a convertilmi en un jaramagu.

-¿Y quién t'ha dichu qu'esté to perdíu, angurríu? Yo puéu ayualti a mojalti sin que tengas que trafolmalti en ramu ramaju d'arriba o d'abaju, de medias a enteras... ¿T'enteras, bobera?. Yo puéu, y lo puéu sólu con un déu.

-Pos si puéis y quieris ayualmi a cogel lo que vengu a buscal pa sarval a una moza que esta paeciendu lo indecibri, dimi cómu debu metelmi de patas en el regatu y óndi puéu sacal los marrus ‘e la joventú que nesecitu.

-¿Y tú que me dás...? ¿Y si alúu te vas...? ¿Y si no te véu más...?

-¡Te daré lo que quieras!

Mentris Don Juan Arias se pusu a espricoteal-li al camuñas tuitu el pobrema de Marián y el ajogaeru 'e los sus padris, le tuvu que rogal pol cuatru vecis lo menus al chingarrabel del duendi que s’estuviesi quietinu en un sitiu fiju y dejasi de rescuendelsi y de dal rodéonis de un láu pa otru, de jacel la güerta el calneru ca dos pol tres o de sartal de ruscu en ruscu, pos con tantismas pirinarcas y revirigüertas y con tantu dil y venil ca dos pol tres d'un láu pa otru, lo estaba gorviendu turulatu y sacandu 'e quiciu (aparti de resultal-li mu dificilismu atinal pa qué parti debía dirigil el jocicu a ca momentu mentris que galraba.)

Asín que Mingulorenzu s’aparó en secu y se queó filmi com’un sordáu ‘e promu. Alúu s'aparrampró en un ruscu, s’anduvu escachandu la mollera un ratininu, s'arrascó los cuatru pelinus 'e balbiscachi que tenía en 'a cara y, a la postri, diju:

-¡Jechu! ¡Jechu quea el tratu tratáu, peru con el ajusti ajustáu de que lo que yo pida conocerás cuandu conozas el final finalizáu! Y ara abri la oreja bureja pa qu'escuchis atentamenti con 'a sesera, la sienis y la frenti lo que yo tengu que icilti de repenti: dende que la rivera lleva la mardición mardita de Germiri germirosu, muchus animalitus no han poíu siguil manducandu, ñascandu, enjilando, jamandu, chincrandu, repastandu, jincándusi, temprándusi, apipándusi, jartandusi el papu, poniéndusi com'un triquitraqui, atracándusi, vaya, de los jaramugus, bogas, pardillas, machus, marrajus o enguilas que naan pol dembaju de la corrienti de las aguas del ríu bravíu del escalofríu, y están a piqui ‘e desapaecel en un pris pras d’estas tierras terrenalis, muertus de jambri. ¿M'entiendis lo que estoy dánduti a entendel qu’entiendas? Pos oju al parchi que voy a siguil mi siguimientu deseguía: na más que los vilanus qu’están dembaju de mi responsabiliá responsabri han escapáu del truculentu encantamientu del jalguientu frailucu garutu Germiri germiracu germirosu, pos llevan en 'as patas un anillu amarillu mágicu-técnicu-lógicu que fabricamus nusotrus los camuñas y con el que puéin enzambullilsi en el agua pa pescal sin derritilsi ni escurricilsi y sin que sus prumas prumosas se convieltan en álbulis, jaramagus, matojus o rastrojus. ¿Me siguis de siguíu? ¿Me comprendis con comprensión comprensiva?

-Cro que sí.

-¿Sí?

-Sí

-¿Peru sí, sí o sí con reparus reparosus?

-Sí, sí.

-¿Lu a qué asperas antoncis? Si no eris tolpi tolposu ni cagalutu-zurráu-mierinca-mieosu ya sabrás lo que tiés que jadel pa vencel? Asín que... ¡Arri, zurra, corri, chapesca a to metel y güena pesca o, a lo mejol, mejol dichu, te digu güena caza, cagaza! ¡Aúña ya a la uña! Échali manu a toa mecha a unu 'e esus bichus, arráncali el anillu y prántatilu ascapi en tu deíllu y serás escapás de consiguil de la corrienti lo que jamás de los jamasis consiguió otra genti!

Don Juan Arias se queó com'un sansirolé embabiecaítu de lo qu’estaba oyendu (cuandu los misterius mos pajin tan morrocotúus sueli acontecel que nunca mos atrevemus a dudal de que sea verdá lo que mos pasa), asín que s'arrestó, ya de puestus, a lo que juesi y estuvu d’acuerdu en dil a cazal un vilanu, p'andiquiera que juera qu'estuvieran, siempri que Mingulorenzu juesi con él dánduli compaña en cata 'e mesejanti bichu.

Asina lo dijun y asina lo jizun. Sin atajalsi más, emprencipiarun a dal zancás, diendu siempri delantri el camuñas, pegandu respingus, jiciendu garambainas y pegandu carrendillas com'una cormilleja rabúa, hasta que  vinun a embocalsi p’allí pa ondi jadían los ñíus tuita crasi 'e pájarinus y pajarracus: corrucas, jerénguinis, chinchas, churubitas, calnizas, colorinis, mielras, argodonis... De to había... Y alúu ya dierun pa ondi estaban los aguiluchus, los zorromicalis, los gutris y los vilanus...

De gorpi, sin venil a cuentu, el cielu s’escureció comu en 'os días d'ivielnu a puntu ‘e cael una guena..., hasta qu’un tolmentuchu de nubarronis pardus atacarráus de agua emprencipió a cubril a toa mecha tuita la supelfici de la tierra... En un santiamén, unas cuerdas de agua tupierun el jorizonti hasta no poel vel más allá de las naricis y relampagueaba y restrallaba encima 'e las caezas una tronalera de la órdiga, hasta que s'enllenó de culebrinas er cielu enteru y veru, y emprencipiarun a cael chispazus de pa tos láus, con chuzus y jostigu tuitu entremescráu, qu'aquellu paecía que s’iba a escachurral y a desbandujal el filmamentu en custión de ná y menus o qu'iba a finiquitalsi el mundu en un periqueti.

Era Germíri, sin dinguna duda, el causanti del estrambóticu desaguisáu metorológicu, quisiendu empedil con aquella tronalera y aquella chapecina que naidi aballasi por en mediu 'e los chapatalis del Bolbollón pa toas quellas tierras, que él daba pol suyas ya pa siempri, pol miéu a qu'argunu se l'antojasin tamién y lo queasi a ruchi. Peru, a pesal de los despampanantis matrazcazus de las nubis y de los estampíus y esprotíus que pegaba el filmamentu to (hubu ratus que, de tan rejuertis que sonaban, Don Juan Arias y el camuñas, mediu azorulláus, estuvun cuasi a piqui de dilsi p'atrás y abandonal la busca), dambus juerun escapacis, a la postri, d’encampalsi en 'a mesma cuspi del cotorru 'e los vilanus, en ondi, cuasi sin vel apenas y entri gañíus de pajarracus estraviáus y rechiníus de álbulis a los que bamboleaba el airón de la tolmenta, descubrierun qu’unu d'aquellus bicharracus, argu más menúinu que los demás, antovia con prumón y con la cotorina más branca que los otrus, andaba a sartinus y llevaba a la rastra el alerón gachu maljeríu.

No tuvun dificurtá dinguna pa echal-li manu y, mentris Don Juan Arias se jacía con el anillu estirandu con muchu cuyáu la pata abaju por entri los deánganus del pájaru, Mingulorenzu jue entabrillánduli al animalitu el remu desmanganilláu que le repicorgaba tuitu escogorciáu d’un láu comu si juesi una vela ‘e barcu eschambarilaitá por compretu. Alúu dispués, el garabatu del duendi ausó por unas trepolleras y pol las ramas bajeras d'un robri, que metía miéu de artu que era, cuasi hasta la pingolla, con el pajarracu en 'as costillas, y lo pusu en un ñíu mu grandi qu'allí había, jechu de palitroquis, y d'aondi, siguramenti, debió d’habelsi esbruzáu d'argún respingón que dio con los restrallíus tan juertis de los truenus.

El casu es qu'en cuantis que tuvun el anillu, ascapi gorvierun al regatu y, una ves qu’estuvun al renti ‘e la orillina, Mingulorenzu le iju a Don Juan Arias:

-Yo ya cumprí con mi parti del tratu y de la treta. Ya ties el anillu amarillu que te pelmitirá buceal, golusmeal, atiental, agarral y sacal d'entri los limaronis esus gorronis de la joventú jovin pa rejuvenecel rejuveneciendu. Ara te toca ti cumpril la parti de la tu parti partía del ajusti ajustáu.

-Peru antovia no sé cuála es la mi parti del tratu –le iju el caballeru. Y el camuñas le rechistó ascapi:

-Ésta es la tu parti partía del tratu tratáu: que jamás de los jamasis ni tú ni los tuyus gorváis a cazal en estus tupíus bosquis boscosus ni pájaru, ni cormilleja, ni jurón, ni jabalín, ni dorru, ni lobu, ni cielvu, ni osu. Prometi que lo prometis en un periqueti.

-¡Y asina se jará si asina me lo pidis. Dend'esti mesmu momentu prometu qu'en lo tocanti a mi pelsona y a la mi familia naidi gorverá a cazal en esti bosqui! –le diju el jovin Don Juan Arias al camuñas.

-Pos qu'asina s'escriba en el vientu ventosu que tuitu lo léi y tuitu lo guarda bien palsimoniosu en el su pensamientu pa sigrus y sigrus raudus y lentosus, y qu'asina se cumpra pol tos los paisanus que sean generosus.

Y no bien hubu Mingulorenzu arrematáu la frasi cuandu, dandu una revirigüerta com’una peona, desapaeció del canchal en ondi estaba encaramáu, comu por ensarmu.

El caballeru no s’arredró un menutu y con la seguriá de qu'el anillu mágicu lo iba a protegel de cualisquiel ensarmu, se enzambulló, sin encomendalsi a Dios ni al Diabru, en una poza de las que más cubrían de la rivera.

En menus que canta un gallu, s’enjalló raneandu dembaju d’aquellas aguas encarambanás entri tal rimeru ‘e pecis qu’era imposibri guipal cuarquiel otra cosa que no juera la muela que jormaban la catarvá ‘e tos ellus. Tan escrisáu se queó de poel vel tanta galifatá ‘e bogas, jaramugus y marrajus, arremolináus pol to el su alreol, que se le orvió compretamenti comprebal si siguía tuviendu tuitu su cuelpu enteru y veru con patas y brazus, o si ya las greñas o los déus se l’habían trafolmáu en ramajus o raicis...

Sacó el jocicu pa resolgal un pocu y s’enzambulló alúu otra ves fateandu entri los limaronis del regatu, busca que te busca, hasta qu,'a la postri, vinu a dal con los relumbrantis y mágicus guijarrus que buscaba...

Había más ‘e cuarenta, comu pel-las escuras relucientis, engatilláus entri el lóu y las lanchas del jondón negrucio del regatu. Con tres qu'apañó se queó confolmi. Los aperguñó en 'a manu, y, pegandu un rebotíu y jiciendu una garambaina en el agua, emprencipió a ausal dandu raníus pa tiral p'arriba. Peru, al dil a salil p’ajuera 'el ríu, escarranchandu los ojus vidu qu’una capa canchúa de carámbanu ataponaba tuita la supelfici, comu si juera la losa trasparenti d’una seportura, empidiénduli la salía, y cuasi estuvu el mozu en un tris d’ajogalsi y de jincal el poléu allí mesmu de no habel síu por el aceru de su espá, la juerza de la su rebolsanti moceá y la su filmi voluntá de no cejal mentris no jiciesi un güen buracu por ondi sacal el gañón pa resolgal apriesa.

(¡Tapocu el esquerosu del fraili había ganáu aquel enviti maliciosu!)

Salió Don Juan zapeandu d’entri los témpanus 'e carámbanu qu'achipotaban tuitu el regatu, engarañáu, pegandu rejilonis y pingandu com'un patu, y, dispués que s'ensesecó en una lumbrorotá 'e chasquinas que jizu p'allí en vera, esa mesma taldi, con la satifación de quien acaba de pasal una preba enrevesá con ésitu reondu, y con 'os gorronis bien amachambráus en 'a fardiquera y más contentu qu’unas pascualejas, jue a lleválsilus a los padris de Marián, quienis, na más echal-li uña, los metierun deseguía en una borsina de sea qu'añuarun al pescuezu de la probecita de la su hija con una cuenda pa qu'obrasin a to metel el esperáu milagru.

¡Y vamus que si lo jizun! En un periqueti la mocita púu ya enderezalsi de la camareta en ondi andaba aparraná tuita atollá y llena de cracras dedi jacía ya lo menus quinci nochis y, al ratininu, se notó argu más mejorita del aporrillamientu ‘e las canillas, el pelleju emprencipió a enllenálsili de calni y vida poquinu a pocu, el cuelpu a enderezalsi despacirrininu, de la cara entumía jue despajaritándusili aquella mueca mantúa que la jacía apaecelsi a una viejerrinina, la sonrisa s’aposó otra ves en los sus berfinus sonrosáus y en 'as carrillerinas, y emprencipió a espelechal canas de la caeza comu cuandu a un acifriscu se le cái la frol en primavera, dejandu vel dembaju un pelu relucienti, escamondáu y atusáu comu recién salíu d'un bañaeru.

Marián gorvía a tenel diejiséis añus, estaba otra ves helmosa y gerinerda, los sus padris habían recuperáu la tranquiliá y la confianza en er futuru, y por to'l puebru de San Juan de Máscoras corrió de boca en boca, com’un rimeru 'e lumbri, la mágica sanación de la hija del Gobelnaol (qu’estus dongolondonis de p'arriba o de p'abaju prendin entri 'a genti más a gustu que na y aballan más apriesa qu’una quema de pastu en el veranu)

En resumías cuentas, a Don Juan Arias, en lo tocanti al tratu, le dierun lo prometíu. Aquella mesma nochi, en un conviti que se jizu en los salonis del castillu, el mozu jue nombráu hereéru de tuitas las jaciendas que pol ley natural y de suyu, en otras cilcostancias, l'hobrían tocáu a Marián cuandu jicieran sus padris el quiñón de la partija. Tamién se le nombró Caballeru de la Ordin del Pereru, y un parienti de Marián (cro que tíu suyu y alantáu mayol del rey de León) l’empusu la Gran Mealla d’oru y prata con 'a qu’eran premiáus los sobresalientis y arrocháus caballerus que ganaban jazañas arriscás comu aquella y, pa remati, se jizu púbrica una ordin d'arrestu de Germiri, que, sigún dijun tos, ya jadi tiempu qu'había puestu los pies en porvorosa y andaba qui que jiciendu el Caminu de Santiagu, más p'arribocha ya del Lagu de Senabria, cerca de Compostela.

Peru na de tuitu estu paecía colmal las aspiracionis ‘e Don Juan Arias y se le vía, en diguar de bambollosu y buecu comu era de suponel pol tantus agasajus, alicaíu, angurrientu y llenu de cancamurria. Hasta que, ya cuasi a la postri del rejorgueti, cuandu los tocaoris iban a emprencipial con la fanfurriña pa jadel el baili, s’enderezó el muzu, rogó que tos pusieran puntu en boca, piyó al Gobernaol la venia y la palabra y, dirigiéndusi a tuitus los presentis, se despachó, velehí, con lo siguienti:

-M’habéis agasajáu tuitus comu si juera hiju vuestru, jiciéndumi entriega de más riquezas y jaciendas de las que un hombri puéi deseal en esta vida y enllenándumi d’honoris y de meallas que no merezu. No vi a negal qu'habíamus jechu un ajusti y que con tuitas estas alabancias, nombramientus y arboriquis, no jacéis sino cumpril con vuestra palabra empeñá de nobris respetabris. Peru ahí no acaba to tan ricamenti... El casu es que yo, por el mi láu, debu añidil argu más que m'engarrabuña las tripas a toas horas y hasta que no lo suerti no quéu a gustu: y es que, anque sea verdá qu’a lo primeru no me zaleaban otras miras que las de recuperal los cachus d’alreol del Árragu que juerun antañu (comu ya estamus tos puestus al corrienti) de la mi genti de p'atrás, sin embalgu, confolmi l’aventura jue corriendu, vos he de confesal aquí a las craras y sin tapujus que, poquinu a pocu, yo jui tomandu concencia de lo que pa osté, señol Gobelnaol, y pa la su mujel venían a sinifical esus gorronis, y amí me se jue orviándu la idea de recuperal la jacienda de los míus, hasta qu'hubu un momentu en que sólu me s'escachaba la mollera ya con lo que pa vusotrus y pa la vuestra hija puedía suponel tenel en vuestru podel los guijus en custión... Velehí polqué, ara qu’habéis ya consiguíu el deséu de vel ya sana y güena a la pelsona que más queréis en esti mundu, no sería de güen nacíu si yo vos arramprara de gorpi y porrazu tuita la feliciá qu'ara sintís al acetal la vuestra jacienda y tos los vuestrus cuartus, pos de na vos iba a habel servíu el habel recuperáu la guapura y la joventú de Marián si, en 'a otra manu, y pol mi mala fe, yo vos mandasi a tos a pidil de puerta en puerta pa los restus, al quealvus sin cuartus... Por esu quieru jadelvus sabel, con las mesmas, y sin que con estu yo quiera ofendelvus, Dios me libri, que na más me jaré cargu del capital y la jacienda si tamién me s'entriéga a la hereéra pa que sea mi mujel cristianamenti, pos sólu asina podéis cumpril vuestra palabra sin quealvus a ruchi.

Hubu un silenciu que se puedía cuertal d'arriba a abaju... Aquella salía inesperá de Don Juan Arias dejó sin habra al pairi de la moza. Naidi diju ni píu. No s'atrevía la genti ni a resolgal siquiera...

(Debi habel ara aquí, comu en er cini, una pausa mu lalga pa buscal una solución que cuadri en un momentu tan delicáu y tan emocionanti...)

La catarvá de genti qu'achipotaba to el castillu siguió de pie derechu sin icil ni mu. El sol, morru, colorauchu com'un bejinu y ya requetejartu d'estal bien atizáu dende que s'arcendió pol la mañana bien templanu, se jue aborrandu despacininu d'una tallera estrechinina que jacía de ventana en el salón en de los convitis. Cuasi a escuras, se levantó el Gobernaol, al cabu 'e un ratu, y le pidió el pelmisu a Marián pa entriegálsila al mozu pol mujel suya, a lo que la mocina diju un tantinu avelgonzaína:

-Soy confolmi.

Comu se jadía escuru y pardeaba a to metel pol las ventanas, emprencipiarun los criáus a trael jacherus y candiletas. En dos patás estuvu tutitu inlumináu com'una ilesia. Dispués que se vía craru, su pairi diju en artu:

-Sea comu dambus queréis y, pol mi parti, no hay dinduna pega, pos en diguar de perdel jacienda e hija, el destinu me trai pa casa un hiju que yo no m'asperaba, bien arriscáu y güenu y generosu.

Cuandu el Gobelnaol achantó el picu, una riolá 'e gorrichis y chaperus de los allí presentis salió zumbandu ascapi por el airi, a la pal que los allí reuníus ajurreaban y ajijeaban de contentus.

Pa la boa acuyerun hasta el castillu de San Juan de Máscoras desdi la Torri ‘e Don Miguel tuitus los familiaris y arrimáus de Don Juan Arias. Una catarvá é tos ellus, emperifolláus y bien encopetáus, a pata o a caballu, con una reata ‘e mulas, detrás, achipotás con comuergu de regalus sembró de colorinis los vericuetus de la trocha que separaba las dos ardeas. De dambus láus de la verea, las calquesas y las cañijelras, las gamonitas y la magarza, las tamujas, las tolviscas, las zamboas, los zarajuellis y los arderonis engalanaban más si cabi la comitiva con sus colorinis...

 Las campanas de dambus puebrus repicarun a vuelu la mañana enterita pa dal a conocel la güena nueva.

Alúu dispués d'habel jechu el casoriu comu es debíu, se jizu un regociju de bigoti, comu le pegaba a una boa de tantu postín y campanillas y en la que dambas partis a dos habían puestu tantisma alegría y felicidá comu asperaban recibil. Hubu misa mayol, cuchipanda y jartalga de to lo güenu del mundu pa tos los asistentis, baili en 'a praza ‘el rollu, se les cantó el tálamu a los novius delantri de la ilesia y hasta se jizu una capea con tres chotas pegonas en el cosu ‘e la muralla, pagá por el pairi ‘e Don Juan Arias, Don Sabastián, que ni cupía en sí 'e pirongu por el vinu, pol habel recuperáu los terrenus de los sus agüelus y pol casal al hiju con una mocita tan a su gustu y de su comenencia.

Dispués que pasó ya la boa y to el jurriburri d'aquellus días, en una cosa si que se pusun deseguía d’acuerdu Don Juan y Marián, y jue en que, pa orvialsi de toas las malas rachas que la moza debió pasal en el castillu de su pairi, ajustarun istalalsi pa jacel vida de casáus bien lejus de to aquellu. De moo y manera que se juerun a vivil al puebru de la Torri, en una casina rodeá de güertas y toronjinus que Don Juan Arias tenía en vera d’un regatu cantarín qu'ajorraba no mu lejus der lugarillu.

Allí, curtivandu y mollicandu ellus mesmus las sus fincas y los cachujus de regal y simientera, se las apañarun con lo qu'éstus les iban produjendu y con el ganaítu qu'apajaban de puertas adrentu, pa que, comu le prometierun al camuñas, jamás de los jamasis hobiera el 'a su mesa ni jabalín, ni venáu ni faisán ni tórtula ni otru pájaru o bichu que no hobiesi síu criáu en ‘os sus corralis.

Y asina juerun felicis muchus lustrus, ajundierun en er pozu del orvíu los malus recuerdus del frailucu Germiri y tuitas sus maturrangas, tuvun tres hijus sanus, güenus y trabajaoris comu jabatus, estojarun cuartus a mansarvas y acrecientarun su jacienda y su cariñu con el pasal del tiempu... Y, dispués de muchus, muchus añus, s’enfrentarun a la vejé con la tranquiliá que da una vida vivía jonramenti, navegandu y bregandu en ‘a su casa, adotrinandu y quisiendu a los sus hijus y compartiendu con tos los qu’andaban al su alreol el efuerzu diariu pol jadel d’esti mundu un sitiu más mejol pa vivil en pas unus con otrus sin metelsi con naidi, ca cuar sólu a lo suyu .

(Y aquí puedía habel finiquitáu, al móu tradicional, esti emotivu cuentu peru, pa solpresa de tos, antovia tuvun lugal los acontecimientus que se siguin...)

S’iba jiciendu mayol Don Juan sosiegamenti, peru sin pausa, confolmándusi el hombritu sin rechistal con toas las tecras, arrugas y duelus qu'el avanci 'e los añus l'iba acarreandu, con la resinación y la humirdá der que se sabi na más el deslabón d’una caena biológica y humana sin más pitus ni frautas ni cuentu que lo fundó... Y se sintía, a pesal de los pesaris, rebolsanti de pracel de vel cómu en ‘a su mujel no paecía jadel mella el tiempu que pasaba, pos él la siguía viendu gerinerda y jovin comu cuandu jizun conocencia la primel ves en que la vidu... Y no era sólu aparencia, sino qu'era bien de verdá y estaba bien patenti, pos dendi que los sus padris le corgarun del gañón los marrus milagrosus, se icía por tuitu el puebru (y ca ves con más razonis, pos se vía a la legua qu'era cieltu) que Marián no s’avejantaba naíta. Y, anque a su maríu le paeciesi que, d’una manera natural o pol pura puesía o pol justu enamoriscamientu o embabiecamientu o por arti de bilribilroqui, la su mujel debía siguil manntuviéndusi helmosa y requetepulía pa siempri, la verdá es que ella mesma se le jacía ya mu cuesta arriba el vel cómu los añus iban jiciendu incrusu más mella en los sus hijus qu’en ella mesma, y s’ajinaba y s’engurriaba de vel a las sus conocencias perdel d’a pocu a pocu, ca día que pasaba, en galanura, salú y ganas de funcionis, mentris ella siguía fresca com’una frol recién desparigía del botoninu del puíji. Ni un pelleju, ni una arruga, ni un pergollu, ni un arrayón o cualisquiel cosina que decrarasi el pasu de los añus... Ni una cana, ni un duelu, ni un arrechuchu, ni un percuju, ni un retentón o un mal torzón que varga en to esti tiempu... Lo qu’a lo primeru le paeció el más maravillosu bársamu de la esistencia, había acabáu pol gorvérsili carga insopoltabri. Velsi obrigá a contempral, sin poel jadel naíta, cómu y de qué manera tuitus los seris qu’ella más amaba iban perdiendu lustri y s’iban pusiendu comu jigus pasus, le llegó a paecel una desazón y un añurgu tan grandi que l'atoraba el arma y l'aginaba tuitu el pesamientu... Hasta qu’un día, dispués de tenel-lu to bien maquináu en 'a su mollera, le piyó al maríu que la llevasi al renti del del ríu Árragu y que l’aseñalasi en óndi había enjalláu los marrus prodigiosus.

Había pasáu ya el tiempu con 'a joci guañandu bien de  sueñus y ilusionis. El probecitu de Don Juan, escuchimizáu ya, gualníu y atolláu de vieju, no quisu il-li a la contra (tantu la quería que cualisquiel deséu de Marián era pa él mandatu ineludibri), de manera que no le pusu pegas y s'arrestó a jadel lo qu'ella le mandaba, no sin cieltus engorris, dificurtadis y atranconis, pos ya no era un hombri con la juerza d’enantis. Lo que jizu jue valelsi 'e los sus hijus pa que l'enjaretasin cuasi que tos los preparus de la partía y l'albardasin una caballería comu es debíu pa jacel el caminu. Cuandu estuvu to jechu, les dijun a tos tres mu serius que s'iban al Cristu 'e Carzaílla peru que, comu era manda lo que llevaban entri manus, no querían que dingunu de tos ellus jueran dándulis compaña, y asina se la enreliarun pa dilsi descruíus y sin corgajerinis.

Al otru día, bien templanu, antis d'arrayal el sol, montó el probitu ‘el hombri en ‘a caballería comu pudu y, con la su mujel estirandu del cabrestu (qu’era lo suyu, pos ella antovia conselvaba tuitas las juerzas qu'a él ya le fartaban), aballarun la calli abaju y endilgarun, cusai sin velsi, caminu del ríu Árragu, dali que dali al jacu.

Era otoñu, lo mesmu qu’aquella madrugá de jacía ya tanus añus en que, siendu aún un mozarallón bien reciu y arriscáu, tuvu los arrestus de tiralsi al bordón de agua que jorraba regatu abaju sin zurru ni miéu argunu. Hoy pol na d'esti mundu hobiera poíu suportal, el probi, ni el champuzón ni el jadel el ejuerzu d'intental-lu...

Tras andal bien de ratu, cuandu vinun a dal ya pa'l riachu, igualitu qu'antañu, una niebrina repegajosa y encarcajinosa achozaba antovía la lus de la mañana. Achaparrá con juerza contri el suelu por entri los coscojus y cospis de yelbajus, na más que s'apartaba cuandu el jatu de Marián la rozaba de raspajilón al dil pasandu. Al ras de la corrienti de las aguas, d'aondi sólu se vían ansomal los ramajus desmanganilláus d'un malapiu añosu que paecía sacal los brazus comu pa pidil ayúa antis d'ajogalsi, la niebrina jumeaba arrepelotoná jiciendu ruéas de nubis mollinosas. Cuasi que ni se vía na delantri. Sólu se sintía juerti una chorrera comu si p'allí abaju espurrucheasi con juerza una fritanga. S'abajó Don Juan Arias del muletu, s'arrimarun maríu y mujel al renti del regatu y él l'apuntó pal sitiu en ondi antañu enjalló los guijarrinus mágicus... Miró pa la corrienti Marián y, atientándusi en el gañón la borsa en ondi estaban, le iju a su maríu:

-Tengu que icilti argu mu empoltanti. Y t'he jechu venil hasta aquí espresamenti pa ponel de testigu al mesmu ríu que jaci tiempu m'alargó la vida: estus gorronis tan maravillosus m'han conselváu jovin dend'er día en que los mis padris me los añuarun al pescuezu, y debu reconocel que no hay mejol regalu pa una mujel que la guapura que precura la joventú etelna y el frescol y el contentu que da el no jadelsi vieja jamás de los jamasis, peru ya estoy ajiná 'e vel cómu los míus se van tos arrutandu, jechus unus cacharrus y se guervin viejinus y carrucus. La mi hija, velehí con sel más jovin, paji que sea mi helmana, cuandu no haiga quien puea condundil-la tan panchu con mi mairi.

Sé mu requetebién qu'es pol me de los guijarrus el hechu 'e que tú me sigas viendu jovin y gerinerda antovia a tuitas horas, y no a que, comu idis, yo tenga un pelu seosu y relucienti o una piel asín o asáu que no tenga pañu ni encorujonis ni pellejus. Peru yo no puéu suportal ni siquiá un día más que, dispués d'habelmi dáu tantismu amol, tantismas horas felicis, unus hijus tan retegüenus y requetepreciosus y milis 'e razonis p'acontinal p'alantri, tú ya t'estés diendu d'esti mundu d'a pocu a pocu y sin jadel el menol ruíu, mentris yo sigu asín iguar d'espampananti que cuandu mos casamus...

-¡Peru Marián!

-No hay perus que vargan. Déjami acabal: No vi a consentil que me dejis rabeandu p'atrás cuandu te mueras, cargá con una ausencia que de seguru ha de jacélsimi pa siempri insoportabri. Yo no quieru vivil si no es contigu. Por esu he decidíu arrancalmi d'una ves estus chinarrus del cogoti y jondeal-lus pa ondi estuvun hasta que tú los enjallastis. Yo no quieru siguil p'alantri en esta vida si no poemus jadel-lu dambus juntus.

-¡No, Marián, pol favol no jagas esu!

Na más esta frasi tan cortinina le dio tiempu a icil a Don Juan Arias dispués qu'habró la su mujel, y jue ya tardi: d'un estirón, Marián, s'arrancó del gañón aquella jiga que l'había preselváu tantismu tiempu 'e la vejé y, jondeándula con toa su juerza bien requetelejus, vinu a cael p'allí pa un remolinu que jadía el ríu Árragu pa en metá 'el cauci llenu de niebrina, en ondi emprencipió a ajundilsi dandu vanvionis pa los más jondus entresijus de la rivera.

Al ratinu, del mesmu móu qu'ocurrió ya ha tiempu, emprencipiarun a salil-li pellejus y arrugas pol tos láus a la probi mujel en toa la cara, en el gañoti dergaininu, en 'as manus, en 'as carrillerinas y en 'a frenti..., se jue ajongandu de las costillas y desgualdramillándusi tuitu su cuelpu comu la urdiembri d'un telal a piqui 'e eschangarilalsi..., la cintura pegó un bamboléu y l'enanchó de gorpi los cuadrilis..., las canas acuyerun ascapi a la mollera a tapal-li la su mata de pelu comu el oru..., y, mentris a ca pasu d'aquella metamolfosis desgarraora, ella le ripitía al maríu que lo siguía quisiendu más qu'a naidi en er mundu, más incrusu que nunca de p'atrás l'hobiesi jechu, él l'asujetaba entri los sus brazus, dandu jipíus y gañendu mu juerti y sin consuelu:

-¡No, Marián, pol cariá! ¡No puéis jadel esu! ¡Señol benditu, que pol favol arguién m'acúa! ¡Marián! ¡Mi quería Marián! ¡Ayualmi! ¡Ayualmi!

Antoncis, comu si d'una situación vivía en otru momentu se tratasi, s'oyó una vos al renti de las aguas que com'una carraca ripitía:

-¡Ziripitrín, ziripitrón, frejonis chanfrus en un cajón! ¡Ziripitrín, ziripitriñu, jabas y chícharis en un escriñu! ¡Ziripitracu, ziripitracu, que sarga ascapi d'esti aburacu! ¡Jamás de los jamasis consiguirás consiguil l'ayúa ayuosa que buscas si no buscas!

-¡Mingulorenzu! ¿Eris tú? ¿Eris tú, amiguitu? -Preguntó Don Juan antovia mediu atolondráu y tuitu embaíu d'habel reconocíu aquel juchíu que llegaba comu dend'un sueñu, peru antovia sin vel-lu.

-¡Pos craru que crarea y que soy yo siendu mí mesmu mesmamenti! ¡Los amigus son comu los lucerus. Puéi qu'a vecis no puéas vel-lus, peru siempri están ahí! -Rechistó el enanitu, al tiempu que pegaba un respingu y daba una revirigüerta dendi detrás d'un zalzal y s'espetaba bien presenteru allí en metá 'el mediu com'un chispoletu.

Don Juan, con los ojinus tupíus 'e lagrimonis, las manus tembrinosas y el cuelpu de la su mujel reviejinina dandu tiritonis en 'os sus brazus, se pusu a dal-li espricacionis al camuñas de lo qu'estaba pasandu, peru Mingulorenzu, que lo había guipáu tuitu dend'un aburacu, le idu mu bajinu:

-No te gastis más tiempu ni saliva. ¡Patasabaju, patasarriba, pasd'alambri, patas de lana, que to estu pasi comu a mí mesmu me de la gana! Na más ties que tratal de besal a la tu mujel pa salil en un tris del tristi tranci que te trastolna.

-¡No te chunguéis de mí, mi güen amigu, en esti momentu tan tristi de mi vida!

-¡Si no m'estoy chungueandu con chungas chungonas ni me bulru con bulras ni bulrescas! ¡Jácilu!¡Jácilu! ¡Jácilu!

-¡Mingulorenzu!

-¡Amus, amus, amus! ¡Juera empanderetalsi con tanta pausa, ataja la prosa, chapesca apriesa! ¡Bésala!¡Bésala! ¡Mos definimus comu seris humanus pol cómu amamus y no pol cómu galramus! ¡Asín que bésala ya que te se va...!

Jizu pol fin Don Juan comu el duendinu l'estaba jaci un güen ratu dijendu que jiciesi, sin comprendel antovia las razonis, peru puestu que la pitición era mu fácir de cumpril, pos la verdá es que lo estaba deseandu, arreconcunó despacirrininu a Marián contri la gasopeta y pusu en el su jociquinu tuitu arreperguñáu ya pol una vejé que acuía pa dílsila enjilandu ascapi y a toa priesa, un besu amorosu y llenu 'e telnura.

De repenti, y sigún los cuelpus de dambus s'iban arrechuchandu en un abrazu, una mareína se levantó y jizu desparigilsi de pol encima del regatu aquella niebrina prateá repegajosa, la cuala, comu el velu d'una bruja, se farrungó en el airi pelsiguía pol los chalnisconis del sol que ya arrayaba pol detrás de la cuspi d'un cotorru. Mentris tantu, los miembrus entrelazáus de Marián y de su maríu s'estaban pusiendu de colol verdosu echandu mecha y de las sus sienis, ya cuasi fundías la una con la otra, habían emprencipiáu a brotal raminas endebrinas bien achipotás tuitas de puíjis, a la ves que pol los cuatru costáus les nacía una colteza comu la de los azajocis, verdibranca, yelbosa y cascarúa, d'enondi juerun apuntandu con pujanza mamonis, grumus y rabitochis tos llenus de botonis a piqui d'escachal en hojas tielnas y a los qu'aquel resenciu llegáu tan repentinu remeneaba comu si jueran prumas. De los carcañalis y de las canillas de dambus emprencipiarun a crecel-lis cientus 'e raicis que jurronearun y jurgarun hasta metelsi en 'os calientis entresijus de la tierra, y tan prontu comu s'ajundierun endrentu d'ella, aquellus cuelpus verdis chilris restrallantis, tupíus ya de follaji cuasi enterus, emprencipiarun a jadelsi más corpúus, a fomental apriesa p'arriba pa las nubis con un empuji desconocíu y a crial ascapi nuevas esvástigas y ramu bien repompollúu y jugosu qu'en un pris pras confolmarun la gajá copúa del azajol más espampananti que p'allí s'había vistu jamás de los jamasis y que, desdi antoncis, da frescol, en 'as tardis de veranu achicharranti, al pláu que verdeguea pa en vera del ríu Árragu.

(Y jidin los camuñas, los enanitus y los duendis d'estas tierras que, na más dembaju de los álbulis brotáus d'estus amantis verdaerus, jacin ellus los ñíus pa toa la vida.)

 

Juan José Camisón

Lo que mos jaci que mos gorvamus viejus es el jastíu. Hay pelsonas que no son escapacis d'enjallal la felicidá ni a la de tres: no la reconocerían ni anque la vieran pegal sartus delantri 'e los sus ojus bien escarrapacháus.

 

index

Última actualización: 20/05/2007