ASOCIACIÓN "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

CIF nº G10309607

Publicaciones de los socios de APLEX

 Juan José Camisón

 

 

 

MARABAJAS (1)

ROMANCI DE CIEGU

Cuasi sin velsi entovía,

al crareal la mañana

d’un amanecel d’otoñu,

te vi de salil de casa

y jorral pol la barrera

qu’a la pontecilla abaja.

A somatraspón de lejus

te siguí, transía el arma,

pa no levantal sospechas

y pa que no me guiparas.

Arrebujá en dos mantonis,

unu ‘e jilu, otru de lana,

a to metel y a escondichas,

la calli abaju ajilabas.

Yo tras ‘e ti jui ajogáu

pol vel andi t’embocabas.

Tú ‘elandtri ‘e mí, sin sentilmi,

a toa mecha taconeabas,

y, al dal al arbojaril,

cuasi te me despintabas,

qu’antovia se vía bien pocu

con el luceru del arba.

Di dos o tres achanconis,

arrecié el pasu una miaja,

y, anque sin jadel patullu

pa que tú no lo notaras,

me pusi cuasi al tu renti,

justu detrás de tu esparda.

No me barruntasti dil

a la pal tuya. Crareaba

poquinu a pocu en el cielu,

la nochi s’arrebujaba

pa detrás de los cotorrus

y en los pinus s’amochaba.

Tú endirgabas a lo tuyu

arrestá a lo que pasara.

Pol drentu a mí me jervía

to’l pechu y me rejilaban

las pielnas comu si arguién

de cerca mos vigilara,

Entrasti pa’l castañal

—ajolá qu’allí no entraras—

acachapáu te siguí,

tropiqué, chascó una rama,

te rodeasti p’atrás

y canteasti la cara...

Yo me queé atortujáu

‘embaju d’una carrasca.

Tú ajilasti to p’alantri

al vel que na te pasaba...

T’arrebujasti de nuevu...

El crarol de la mañana

te recuertaba la sombra

mentris las lucis s’upaban:

el jorizonti enteritu

s’arcendía com’una brasa.

Se dispiertsarun los bichus,

chirrichió la calandria...

Atravesastis un cercáu,

llegastis a la parti baja,

por ondi jorra el regatu,

cerca de la encina larga,

y el corazón me dio un vuercu

al vel qu’allí t’acanchabas.

Aguardasti un ratininu

—ajolá no t’aguardaras—

sola en metá de la jesa,

y a mí me se juzu larga

com’una nochi sin pan

aquella espera. Con carma,

con palsimonia y cachuela

salió d’atrás d’unas tarmas

un mozu morenu y joscu...

Las manus me resúaban...

Del otru láu del riachuelu

derechu a ti s’encampaba

y tú, sin movel un déu,

vel-lu venil lo mirabas

d’esti láu d’acá del ríu,

mentris que m’abujeraba

a mí la sien y el sentíu

un cuchillu, una navaja

de prata fría y picúa,

y unus ajogus m’entraban

pol to’l cuerpu, sin poelmi

asujetalmi las ansias,

que las bilis me salierun

de lo más jondu del arma

y allí mesmu las eché

sin poel asujetal-las.

Cuandu, dispués d’un güen ratu,

arcé p’arriba la cara,

él por unas pasaeras

ya la corrienti achancaba,

y a ti de los dos mantonis

unu sólu te queaba.

Llegó y s’abrazó de ti

y, mentris tú lo abrazabas,

él t’enllenaba de besus

por el cuellu y pol la cara.

El otru mantón de jilu,

que pol los jombrus llevabas,

te s’ajorró cuandu yo

apenas si te miraba,

pos dos lagrimonis gordus

y durus comu abogallas,

de vel lo qu’estaba viendu,

de los ojus me roaban

pol las mejillas p’abaju

y a la boca me llegaban.

Me los tuvi que tragal

aún supiendu qu’amargaban.

Una tórtula me vio

y de velmi s’apenaba;

comu arrimalsi no pudu

desdi lejus m’arrullaba...

Él te besaba los pechus,

tú de pracel rejilabas...

En el suelu te tumbó,

—ajolá no te tumbara—,

pos cuandu se delnuó

y encima de ti s’echara

yo me jinqué de roíllas

y ya pol dambus rezaba

pa que Dios te perdonasi

cuandu a su vera llegaras

y me perdonasi a mí

pol jadel esta matanza.

Y, en sacandu la escopeta

qu,’enreliá en una manta,

m’había traíu pol si acasu

amachambrá a las espardas,

—pos que no ibas a rezal

a mí me s’afiguraba

tan diligenti y tempranu

cuandu esmechasti de casa,

entri gallu y media nochi,

al crareal la mañana—

jarreé dos cartuchazus

cuandu t’arreconcunaba

y lo espatarré allí mesmu

de costillas en el agua.

Tú no pudistis correl

azorullá comu estabas.

Yo recargué la escopeta,

tú, sin velmi, me mirabas,

añurgaíta d’ajogus,

desembranquiná d’encarma.

T’enderezasti despaciu

comu una paloma branca

libri de pies a cabeza

de mantonis y de sayas.

Me llamastis pol mi nombri,

yo no quisi escuchal nada,

t’arrodillasti en el suelu

jechita un charcu de lágrimas.

Yo apierté los dos gatillus,

que d’habel tres apiertara

tamién el otru terceru...

Roasti com’una lancha

enreliá en los mantonis

con qu’esta mesma mañana

t’arrebujastis to el cuerpu,

y te tapastis la cara:

el que te diera mi madri

cuandu entrastis en mi casa

y el que yo te merqué aluegu

cuandu, al pocu, me casara

contigu pa toa la vida

—¿t’acuerdas?— una mañana

en la parroquia del puebru

al crareal la mañana.  

FINAL DE JORNÁ EN  EL OLIVAL

El sol, por entri olivaris,

s’escuendi tras el cotorru,

mentris los acitunerus,

con mardicionis de promu,

le van dandu peñascazus

y l’abujerean el jopu,

hasta qu’aluegu lo amochan

dembaju d’unus coscojus.

Dispués qu’asín lo acogotan

sobri la loma del sotu,

se lo cargan en un mulu

pardinegru acitunosu,

y lo abajan pol la sierra

entri cansinus responsus

pa enterral-lu en las tiniebras

escarranchás en lo jondu,

y asina le van dijendu

mentris s’apaga ya él solu:

"¡Aúsa ahora pol las ramas

riyénduti de nusotrus,

chochu pelón de los cielus,

chengu zombu despaciosu,

que, desdi que t’esparijis,

com’un garduñu raposu,

p’arreguñal con tus déus

lindoneras y rastrojus,

mos achicharras los campus

con la lumbri ‘e los tus ojus!

¡Anda y queate toa la nochi

eschambariláu y morru,

ajogánduti en las aguas

zulinegras d’esi pozu!

¡Si no tuviera mañana

que trebajal comu un potru,

me queaba hasta bien tardi

pa velti atolláu y solu

y dalti desajundonis 

pa que te golvieras morru."!

 

DILSI A PLAJENCIA

¡Ya me puéin icil que me vaiga

y galral gamonitas tos ellus,

que d’aquí ni levantu la casa,

ni siquiá una morceña menéu,

ni me deju lleval pa Plajencia,

ni consientu alejalmi del güertu,

ni pelmitu vendel la jacienda,

ni del poyu levantu el culeru

mentris no venga el cura a cantalmi

gori-goris el día del lintierru!

 

¡Hay que vel que me tien ajináu

los mis hijus, las nueras, los ñetus

a ca istanti con el mesmu canti,

que me vaiga, que véngasi agüelu,

que si toma, que pitus, que frautas,

que si allí hay de estu y aquellu!

¡Qu’aquí solu, que zumba y que dali,

con lo largus que son los ivielnus...!

 

¿Peru no se dan cuenta, recondriu,

de la tupa de añus que tengu,

qu’el mi gustu y la mi comenencia

a la vera del puebru s’ha jechu?

 

¿Qué quedrán que yo jaga allí solu

en un pisu qu’es com’un chiqueru,

que miráu bien miráu, si lo miras,

tienin cuasi a lo justu pa ellus?

¿Qué quedrán que yo jaga en la calli?

¿Óndi puéi unu dilsi al paséu

si está to achipotáu de los cochis

y del jumu que suertan tos ellus?

 

Y, en el casu de yo esparijilmi,

tú pon puntu con qué m’entretengu:

ni me gusta el bochinchi de genti

que s’ajunta pa cuarquiel inventu,

y en el pisu, en cuantis que m’enchufan

el arradiu, los cinis o el ñetu

va y me poni esus cantis qu’arriendan,

deseguía me quéu traspuestu;

y si acasu, ansomáu a la ventana,

escrisáu mirandu me quéu

pa los pisus y casas d’enfrenti,

en un verbu aborrezu de ellus,

que son tos comu igualis y fartus

de la enjundia que tien los del puebru.

 

Y es qu’aquí to está bien costruíu,

con respetu acopráu al terrenu:

ca cual tie su fachá y su portáu

diferentis, comu pa il dijendu

si aquí vendin el pan o la lechi,

o aquí vivi tía Licia o tíu Cretu,

con paredis de piedra o pizarra

y de palus y adobis pol drentu;

y no asín comu allí qu’está to

jacináu y ajogáu de cimentu.

 

¡Que no enjallu motivus pa dilmi,

mentris yo esté antovÍa bien enteru,

de mi casa pa parti dinguna

y qu’aquí de momentu me quéu!

 

¿Que me peta montalmi en el burru?

Pos lo jagu y a naidi le debu

dal-li cuentas si montu de láu

o si a espernacachonis me sientu,

o si escarrapacháu m’espatarru,

o a la repatajina lo intentu.

Si dil quieru p’allá ajorquilláu,

o si despernacáu regresu,

si me cundi más a mujeriegas

o si es escarrancháu comu quieru

dil mejol qu’acasu a sentaíllas,

naidi debi gañilmi por ellu,

qu’ha de sel a la mi comenencia

dal-li al pasu o al troti al jumentu.

 

No es palral pol palral, ¡qué calandria!

Quieru dalmi con estu ergumentus

pa sentilmi más libri d’ajogus

aquí solu qu’estandu con ellus.

 

Y es que no es pol dicil, peru salis

una tardi pa'l campu un momentu,

¡Y que si hay diferiencia de dilti

pa las callis ondi vivin ellus!

Sólu s’oyin los ruíus naturalis

del regatu, del monti o del cielzu,

y te sientis el pechu jenchíu

d’airi puru de pinus y brezus.

¡Hasta paji que tú eris el amu

del abarqui ‘e los ojus, sin sel-lu,

y te pues acarreal pa la estroji

cualquiel cosa que sea de provechu!

 

Sin embargu, ondi vivin los hijus,

hasta el airi me güeli a mí a güeru;

y, si quieris llevalti pa casa

una cosa que en esi momentu

jaga farta pa comel o acasu

polque asina te peti jadel-lu,

ya pues dil preparandu cien durus

comu pocu pa cualquiel tontéu:

to es de pagu, to es caru y en borsas,

na dan dáu ni tu puéis cogel-lu.

 

Y p’aquí, velehí, to albondeci

comu jaci la frol del guaperu;

y, quitandu los güertus sembráus

que merecin de tos el respetu,

se pue dil recogiendu del campu

lo qu’el campu te va produjendu:

de los robris, los jacis de hojas;

de los rozus, jacis de salmientus;

de la jesa, tu jaci de tarmas;

de los llanus, jacis de jelechus.

y, anque no una collera ‘e bellotas,

un corcuñu pa dil-las comiendu

sí te pues precural con confianza

de que naidi te lo tenga en féu.

Y tortuñus y jurgas y ñiscus,

carambolas, jongus, castillejus,

y las brevas y jigus ñongalis,

zulibrancus y zuliverdejus,

verdejinus y de cuellu ‘e dama,

que maúran cuandu llega el tiempu

y que naidi s’apura si comis,

sin llevalti, comu si es un cientu.

Esu sí: compartíus con mielras,

con albejarucus y pitubarrenus.

Que no hay naidi escruíu de la ruea

pol mu bichu que sea o pol mu féu:

las bobillas, cugutas, vutardas,

el jurón, la erupéndula, el cuervu,

la calniza, los gutris leonardus,

algodonis, londras y jerrerus,

rendacuajus, zorrus y garduñus,

jabalinis, jinetas, conejus,

cotovías, chinchas y dordalis,

rescaldonas, pachis, carbonerus,

los jerénguinis, guarrus y lobus...

Que los bichus tamién tien derechu

a cogel de los montis y llanus

lo que naci, que tamién es d’ellus.

Cuandu menus anque sólu sea

pa poel disfrutal-lus aluegu,

entendiendu del unu el chiíu,

o mirandu del otru el su güelu,

y hasta comu escamondan argunus

d’esperdiciu y basura el terrenu.

 

Y p’allí pa la praza ‘e Plajencia,

dimi tú cuandu véu yo esu,

o m’estiru a las anchas las patas

o me pegu a mi gustu un poléu.

De manera que dilsi orvïandu,

que prefieru quealmi pa’l puebru,

anque argún rejollón me jarréi

por andal entri jaras y brezus,

qu’ajundilmi p’allí p’aquel níu

entri cuatru paredis y techus;

qu’endispués de dies días colmigu

(quiti aquí, vaiga allá, jaga aquellu)

y servil-li pa estorbu en toas partis...

¡A sabel si siguían contentus!

   

 

DATI TÚ CUENTA

¡Dati tú cuenta lo pocu

que les dura a los cravelis

esi olol tan berrinchúu

que tienin cuandu los güelis...!

 

¡Dati tú cuenta lo pocu

que les duran a las froris

los coloris arcendíus...!

Asina son los amoris:

 

que se van tos ajongandu

sigún avanzan los días

lo mesmu que se mallugan

en otoñu las sandías.

 

Por ellu, aprovecha el tantu,

y no me seas remirgosa:

diviértite de lo lindu,

sin pensal en otra cosa.

 

Que dispués ya vendrá el tiempu

cobránduti los detallis:

una arruguina, un graninu,

dies quilus más en el talli...

 

un dolorinu en el jombru,

un pelleju en la barbilla,

ganas d’estalti sentá,

reúma en la pantorrilla...

 

Que a tos mos llega la hora

de tecras e inapetencias.

Pol tantu, mentris que pueas:

no guardis mucha astinencia,

 

que pa pocu o pa na vali

dejal-li pa los gusanus

lo que debi disfrutalsi

con argún samaritanu.

 

No te pasi a ti tamién

comu a la otra, entretantu,

que pol sel tan escogía

se queó pa vestil santus

 

y se jue d’esta esistencia,

sin que naidi la catara,

pa'l jochi, dijendu a gritus:

¡que me voy paloma branca!

 

EL AMOL

El amol es

una gomina

mu endebrinina,

que con los dientis

van sostuviendu

dos confidentis.

Cuandu al prencipiu

se van mirandu

con miras tielnas

estimulantis,

dambus amantis

se van gustandu,

y la gomina

se va estirandu.

Peru un güen día,

jartu ya el unu

de la porfía,

con arregañu

su geniu ansoma

y su jartalgu,

y, sin pensalsi

si jaci dañu,

suerta la goma

d’entri los dientis,

—cuandu creían

sel más felicis—

y le da al otru

un zurriagazu

en las naricis.

¿POS QU’ES ESI RINGU-RANGU...?

"¿Pos qu’es esi ringu-rangu

en aquel robri pintáu?"

—preguntó el tíu Marcelinu

a un dagal qu’iba a su láu—

 

"Pos qué va sel, tíu Marcelu:

¡Una EMI, está cantáu!"

...Y el güen jombri que se quea,

mentris lo piensa, apopáu...

 

"¡Pos m’has apañáu, amanti!",

—le dici al ratu el cutáu.

"Jaci na pa mí esu era

un culebru esgarrancháu.

 

Peru ara que sé qu’es EMI

m’has dejáu to preocupaú,

pos no sé qué quisu icil

el que aquí lo haiga espetáu.

 

¿Será EMI de María?

¿De Meru? ¿De Mardonáu?

¿Meregirdu? ¿Mari Calmi?

¡Pa qué t’habré preguntáu!

 

¡Más valía que d’inoranti

siempri m’habiera queáu,

qu’en cuantis que sabis cosas

to es muchu más compricáu!"

 

 

¿ÓNDI ESTÁN?

¿Óndi están esus días ‘e capeas

con los mozus llenandu la praza

y las mozas subías en lo artu

de los carrus, tabráus y ventanas?

¿Óndi están esus días qu’ascapi

más ‘e cien pa bailal s’ajuntaban

en sintiendu qu’argún tamboril

p’alreol de la juenti sonaba?

¿Óndi están esas nochis ‘e ronda?

¿Óndi están esas tardis ‘e farra?

¿Óndi están las carreras ‘e gallus

que los quintus corrían con espadas,

a caballu, pa cuertal-li al bichu

el pescuezu o lo que le pescaran?

¿Óndi están esas boas ‘e tres días?

¿Óndi están esas güenas matanzas

con los padris, agüelus y tíus,

tos jartándusi bien de fritangas

y riyendu y cantandu cantaris

tan felicis alreol ‘e la lancha?

¿Óndi están esus mozus tan juertis

qu,’en un verbu, un carráu te cargaban

o entri cuatru amochaban a un toru

o l’ausaban en na a la cucaña?

Cuasi tos arrutáus a la lumbri,

y quien no ya pa’l güertu ‘e las marvas.

¿Y óndi están esas mozas de antis

tan pulías, arriscás y tan guapas,

que, meneandu el cancarru a ca istanti

o enseñánduti sólu la enagua,

te ponían comu un toru bravíu?

¿Óndi están ya la Ufemia y la Hilaria,

y la Licia, la Calmi, l’Antonia,

la Lionol, la Felís, l’Adelaida?

La que más: comu pasa ‘e ciruela

o atollá de las pielnas y mala

jaci tiempu y bardá de doloris,

sin poelsi movel de la cama.

La que menus: pa'l jochi ya ha tiempu,

bien comía de culebras y ratas...

¿Óndi está la mi juerza d’antoncis,

que d’un burru yo te descargaba,

sin ayúa, un costal d’acitunas

y al chiqueru te lo vacïaba

cuasi al güelu, sin posal-lu en tierra?

¿Óndi está ya el salil de parranda?

¿Óndi está el persiguil a las mozas

cuandu arguna ajuyía pa una cuadra?

¡To ha queáu comu un jumu borrosu

dandu güertas alreol ‘e la carva!

¡Ay que vel que se juerun apriesa

toa la juerza ‘e sel mozu, toa el ansia

de brincal y bailal jeringoncius

a ca istanti, de tardi y mañana!

¡Ay que vel en qué vinu a paral

tantu arrestu y vigol, tanta maña!

¡Ay que vel qu’ha llegáu sin sentil-lu

la pelona joía con la guaña!

EL PARTU DE LA LICHONA

Mos parió la cochina

doci lichonis

gordus y relucientis

comu tejonis.

¡Mas la joía

con la pezuña gacha

mató a una cría!

 

Onci me quean,

que lo mesmu con suerti

se desenrean.

 

Al día siguienti,

patasarriba,

había en la legareta

dos guarrapinas.

Y es que la madri

las atortó en el intri

de dil a echalsi.

 

Nuevi me quean,

que lo mesmu con suerti

se desenrean.

 

Anda unu escasinu,

escuchimizáu,

y otru no enjalla teta

y le dan de láu.

Si me se tuercin,

a vel si acasu

sacu p’alantri

los otrus sieti.

 

Me se torcierun

y los dambus ha un ratu

me se murierun.

 

Sieti me quean,

que lo mesmu con suerti

se desenrean.

 

Y asina cumpru

los compromisus

que desdi antañu

tengu asquiríus:

unu ha de sel pa’l cura,

otru pa’l méicu,

otru pa la comadri

y otru pa’l réitu

de los durus pedíus

pa las boticas

de cuandu estuvu mala

la mi chiquina.

 

Con esta cuenta

tres ya me quean,

que lo mesmu con suerti

se desenrean.

 

A mi mujel anochi

se l’ha antojáu

que le guardemus unu

pa mi cuñáu.

¡Tamién es casu

qu’estandu en éstas

se presenta aquí el tíu

con una cesta!

 

Se lo ha lleváu.

¡Con un parmu ‘e naricis

mos ha dejáu!

 

Mira pol dondi

dos m’han queáu

y el unu anochi mesmu

me l’han robáu.

 

EL MILAGRU     

El ñetu chiquinu

del tíu Nicanol

mataba lagartus

con un tiraol

alreol de la elmita

de Nuestru Señol.

Y al dil tras un bichu

verdi, reteverdi,

verdinchu, verdonchu,

que s’iba ajuyendu,

largu, retelargu,

larguchu, largonchu,

por entri unus canchus,

llenu ‘e reondelis

azulis, rechonchus,

pegó un refalón

y cayó de brucis

en metá ‘e un montón

de ruscus jincáus

en un jundilón,

picúus, pinchúus

com’un sigurón.

 

Venía corriendu,

trangála, mandángala,

pegó un tropezón,

cayó de cabeza,

píngula, mandíngula,

se dio un coscurrón

y justu en las sienis

se jizu un chichón.

 

No diju ni píu,

reondu cayó.

Perdió to’l sentíu,

y allí se queó

pasmáu y transíu

y comu dolmíu,

tiráu y tendíu.

Tan sólu un chasquíu

s’oyó en el bardíu

y el pájaru píu,

piturripitíu,

s’escapó del níu.

 

Toa la tardi estuvu

asín comu muertu.

(El sol s’ajundía

con el oju tuertu

detrás de los montis,

detrás de los güertus,

y el pájaru píu,

repiquitituertu,

requetepiaba

llenu ‘e desconciertu)

 

Y al llegal la nochi,

comu naidi vinu

a buscal al ñetu

del tíu Nicanol,

de gorpi y porrazu

un truenu sonó.

S’escachó una peña

y d’ellá salió

el mesmu Demoniu

tocandu un tambol,

dijendu sel suyu

aquel dagalinu,

pol no habel veníu

ni tíus ni sobrinus,

ni padris ni helmanus

pa echal-li una manu.

Mas, cuasi al momentu,

s’oyó un restrallíu

en to’l filmamentu

y unus angelitus

jorrarun apriesa

del cielu benditu,

dijendu sel suyu

esi dagalitu.

 

Rabúu, barbúu,

capricornicúu,

pelúu, panzúu,

paticabritúu,

con el culu orondu,

jeyondu, lirondu,

más peláu y mondu

qu’un peñascu reondu,

diju Satanás:

me lo llevu yo,

polque el arrapiezu

en puerta ‘e mi casa

pego esti tropiezu,

y al que me s’oponga

le cuertu el pescuezu.

 

Y los angelitus

peináus y guapitus,

llenus de volantis,

llenus de lacitus,

tos jiciendu posis

comu mariquitus

dijun al ratitu,

lengüiligangosus,

lindus y modosus,

inciensiolorosus:

¡déjamus llevalmus

a esti dagalinu

tan chirriquininu

p’arriba pa’l cielu,

pa jadel-li un traji

to de terciupelu

comu a un muñequinu,

pa ponel-li cintas,

tulis y lacinus,

pa dal-li jalagus,

y jacel-li mimus...!

 

Se niega el demoniu.

S’enfaan los querubis.

Jarrea con el rabu

el Diabru trallazus,

quisiendu borral-lus

a tos d’un prumazu;

tan grandis y juertis

son los zurriagazus

que suertan jeoris

d’azufri y chispazus.

 

Y los angelitus

le cantan cantaris

d’igresia bajitu,

pa desconciertal-lu.

Le ponin ojitus

retuertus p’arriba

comu de tontitus.

Mas, comu el demoniu

no ceja en su empeñu,

lo llaman hortera

fartu de diseñu,

jipi trasnocháu,

bufón anticuáu,

zafiu lugareñu,

jaciénduli muecas,

frunciénduli el ceñu,

mentris que s’abuecan

sus rizus trigueñus,

echandu cien pestis

del colol escuru

y el rabu pequeñu

que tieni, tuviendu

tal juerza, tal dueñu.

Incrusu le sacan,

(bulronis, risueñus,

con sus pielis finas,

colol marfileñu)

le sacan la lengua

al Diabru cobreñu.

 

Cuasi toa la nochi

pasarun asína,

jadiénduli bulra

de una a otra esquina

los qu’iban vestíus

tos de muselina

al del rabu negru;

fanfarroneandu

el barbipelúu,

capriticornúu,

qu’él en na cejaba,

que de toas maneras

al dagalininu

él se lo llevaba.

 

Y al dil a echal manu

del niñu caíu

con ojus dolmíus,

con cara de muertu,

s’abrió d’un sopapu

la puerta ‘e la elmita

y salió d’endrentu

una luz brillanti,

mu azul, mu bonita

y s’oyó mu juerti,

rejuerti la vos

de Cristu Benditu

Dios Nuestru Señol:

 

"Que naidi lo toqui,

ni güenus ni malus,

qu’esti dagalinu

tan descoloríu

no está antovia muertu,

sólu está dolmíu,

y no es de dingunu

de tos los reuníus,

ni tuyu, ni vuestru,

sino sólu míu.

Y anque chiquininu

polque no ha crecíu,

a mi bien me gusta

vel-lu aquí al láu míu,

persiguiendu bichus,

pegandu sirbíus,

y escuchal-li a vecis

los juertis latíus

del su corazón

cuandu va de níus,

o cuandu me jaci

más entreteníu

el tiempu que pasu

solu aquí aburríu."

 

Y confolmi habraba

llena ‘e parsimonia,

llena ‘e ceremonia,

la potenti vos

del Cristu Benditu

Dios Nuestru Señol,

y sigún s’upaba

detrás d’un cotorru

el oju del sol,

recién arcendíu,

se jue levantandu

el ñetu chiquinu

del tíu Nicanol,

mentris en la rama

repitipiaba

el pájaru píu

con el picu tuertu,

repiquitituertu,

trángala,

mandángala,

qu’estaba dormíu

y no estaba muertu.

 

index

Última actualización: 20/05/2007