ASOCIACIÓN "ESTUDIO Y DIVULGACIÓN DEL PATRIMONIO LINGÜÍSTICO EXTREMEÑO" (APLEx)

APARTADO DE CORREOS 930 - 10080 CÁCERES (ESPAÑA)

CIF nº G10309607

Publicaciones de los socios de APLEX

 Juan José Camisón

 

 

 

MARABAJAS (2)

 

TRES OCENAS ‘E SONETUS

UN SONETU ESTREMEÑU

No s’enjareta un sonetu

a sartu ‘e mata y cantandu;

anque, ya ves, enreandu,

ya he jechu el primel cuartetu.

 

Y, anque me llamis paletu

pol dil-lu en castúu rimandu,

sin dilmi ni cuenta dandu

ya está acabáu otru compretu.

 

A un tercetu voy jincandu-

li el dienti y ya cuasi es míu.

To es custión d’afán y empeñu.

 

Ya lo andu arrematandu.

Cuasi que lo he consiguíu.

Jechu está.Y en estremeñu.  

   

       

LA EDÁ Y LA MUJEL

La mujel a los quinci está preciosa:

tieni ya toas las formas del deséu

y, al movelsi, le afrora el aletéu

d’una tórtula jurdia y deliciosa.

 

A los venti paeci ya otra cosa:

más bambollosa y fina en el menéu,

más dispuesta al trajín y al galantéu:

es paloma más jecha y más gustosa.

 

A los trenta es gallina bien jugosa.

Quien d’esta edá la goza, goci enjalla.

Incrusu con cuarenta está apetenti.

 

A los cincuenta es grulla jeregosa.

De sesenta p’arriba no se calla,

la cotorra, y enjastia rondamenti.  

   

EL PAJARINU

Un dagalinu me cogió d'un níu

y, anque de mí s’ocupa pa limpialmi,

echalmi de comel, bebel, miralmi,

en una jaula me tieni metíu.

 

Y yo me pasu el tiempu aquí aburríu,

pos, si bien de to tengu hasta jartalmi,

no enjallu la manera d’escapalmi

pa'l encinal en dondi yo he nacíu.

 

Él me quieri a su mo, alegrimenti,

sin dalsi cuenta que, pol su caprichu,

nunca podré querel yo a mi albedríu.

 

Y me pasu las nochis tristimenti,

pensandu en lo que piensa cuarquiel bichu,

en lo que pudi sel y nunca he síu.  

LA MUJEL PA LOS JOMBRIS

La mujel pa los jombris: la locura.

Tielna, calienti, cariñosa, branda,

durci esposa o madrona, siempri anda

pa’l qu’ella quieri en cata de ventura.

 

Peru, no hay quién la entienda en su andaúra,

pos de la trocha a vecis se desmanda

y, sin sabel pol qué, los dientis canda

y se l’acea pol drentu l’asaúra,

 

y se güervi ajumá, picúa y josca,

jeyonda com’un gruñu, protestona,

y más rabúa y jurdia qu’una rata.

 

Un misteriu al su alreol s’enrosca.

El dil con ella es dil a una encerrona:

lo mesmu te da el cielu que te mata.  

CUANDU YA SEAS MU VIEJA, MU VIEJINA

Cuandu ya seas mu vieja, mu viejina

y estés sentá a la lumbri toa arrutá,

llena de duelus, mustia y atollá,

encorujá, tecrosa y escasina,

 

t’acordarás de cuandu eras mocina

y yo te jacía velsus y, a esa edá,

tú te riías de mí y, mu colorá,

te rescuendías apriesa en la cocina.

 

Y si, das en pensal, jiciendu cuentas,

que yo ya estaré muertu y enterráu

y de ratas y bichus bien comíu,

 

acasu, anque ya tardi, t’arrepientas

de cuandu te dicía, enamoráu:

goza el amol antis que s'haiga íu.  

   

 

ESTAL ENAMORÁU

Estal enamoráu es estal malu,

qu'es entral en estáu de locura

y te duelin la sién y la asaúra 

sin descansu ni aliviu ni intervalu.

 

Estal enamoráu no es un regalu, 

qu'es dolol sin reselva ni mesura

y hasta se pierdi el juiciu y la cordura

cuandu t'escueci to y no pues curalu...

 

Estal enamoráu es una droga

pa la que no hay botica ni galenu,

 pos te destruyi mentris que perdura

 

y si s'acaba paji que t'ajoga.

Sólu otru nuevu amol te poni güenu,

qu'el amol con amol sólu se cura.

 EL TIEMPU VA A TOA MECHA

Cuandu nacemus, ni mos damus cuenta

que, pol más que jorguemus y queramus,

to lo que pergeñemus y jagamus

mos lleva, a to metel, a los cuarenta;

 

tras é los cualis, prontu los cincuenta

se cumprin en un verbu, no digamus;

y, en cuantis los sesenta ya enfilamus,

ascapi están ya a puntu los ochenta.

 

El tiempu va a toa mecha día y nochi.

Desdi qu'unu aquí llega, empieza a dilsi,

sin remediu, a cumpril con su ojetivu.

 

To los pasus que demus, van pa'l jochi,

que bien pocu es precisu pa morilsi:

tan sólu es menestel qu'unu esté vivu.  

   

       

DETRÁS DE LA MI CASA

Detrás de la mi casa tengu un güertu

y en metá d’esi güertu una jiguera,

baju la cual yo suelgu en primavera

pasalmi largus ratus a cubiertu

 

de la lus pa leel qu,’a cielu abiertu,

me precura en los ojus tal ceguera

que tengu que servilmi ‘e tapaera

de su gajá pa vel con más aciertu.

 

Allí he leíu a Lorca y a Macháu,

a Miguel y a Cernúa, a Garcilasu,

a Lopi y a Quevedu hasta horas talis,

 

y tantu con sus versus yo he gozáu

qu'he síu, estandu presu en su Parnasu,

el más felís de todus los mortalis.  

   

DE CAZRIS

De Cazris son Pintoris y el Rodéu,

las roscas ‘e San Bras y la Montaña,

la Parti Antigua y toa la baraña

de callejas y torris, el Paséu

 

de Cánovas, el friti y el chatéu,

las Candelas, las gambas y una caña

en el Adarvi, el Nanu, el Arcu ‘e España,

la Madrila, el Redobri, el Coliséu.

 

De Cazirs son tamién los botellonis

en los que tos los viernis se compracin

los que no enjallan otras divelsionis.

 

De Cazris son las migas, los que jacin

los bollus ‘e pasión y chicharronis

y tos los qu'aquí en Cazris ca añu nacin.  

   

MIS VELSUS

Mis velsus son recuerdus estremeñus

de mi niñé y de mi adolecencia,

de mi puebru, de Cazris, de Plajencia,

de Badajó, d'asuntus lugareñus.

 

Mis velsus son suspirus cacereñus

d'un patiu rodeáu d'indolencia,

en dondi yo le jici confidencia

al jasmín y a la rosa de mis sueñus.

 

Mis velsus son vocabrus turbulentus

que cuandu los prenuncias con vos franca

hasta paji que rajan tierra y cielu.

 

Mis velsus son sonorus aposentus

en dondi mora una paloma branca

qu,’al abril-li las puertas, s’echa al vuelu.  

 

L’ACITUNERA

En los olivaris suena la chicharra

llegan, van y vienin los olivarerus

con cestas, costalis, talegas y aperus

jerrás de cundíu, un cuencu, una jarra

 

y un dagal mu chicu con una quitarra.

Los jombris corriendu, siempri los primerus,

avarean olivus, van a los chiquerus.

La mozas apañan apriesa y con garra.

 

Las viejas s'arrastran cuasi qu'entumías

y echan mardicionis a las acitunas.

Chía en una rama una churubita.

 

S'oyin, pa otrus cachus, cantal más partías

d'otras cogeoras, mentris qu'aquí argunas

ajijean y espantan a la pajarita.  

   

EL PIPU DE L'ACITUNA

Fincas: compra las que veas,

casa: en cuantinu que quepas,

me dijun, pa que tú sepas

por óndi van las tareas.

 

Yo, pa no haiga peleas,

comu sé que tú discrepas,

te digu: vendi las cepas,

y toconis los que creas.

 

¿Penas por el olival?

Si arguna ves tuvi arguna,

lo tengu que confesal,

 

ya no me quea dinguna.

Pa ponel puntu y final:

pon un pipu d'acituna.  

   

POR EL CAÑU DEL AGUA

Por el cañu del agua van los pecis

naandu hasta tu arberca y tu sembráu;

con ellus va mi vos d’enamoráu

dijénduti te quieru muchas vecis.

 

Pol mis jurdias y jondas timidecis

se desvivi mi alientu desbocáu

sin sel capá de dil hasta tu láu

pa podelti dicil sin más dobrecis

 

que siempri has síu pa mí mi güen prantíu,

mi canteru, mi jurcu y mi besana,

fruta maúra y veregel froríu.

 

Por esu con los pecis yo te envíu,

cuandu jorran al pie de mi ventana,

mi cautelosu amol más escuendíu.  

   

JUBILÁU

Yo nesecitu pocu pa sentilmi

el más felís de todus los mortalis,

que con cosas bien simpris d'a dos realis

m'apañu y soy capás 'e divertilmi.

 

En primavera, suelgu esparijilmi

atrochandu pol jesas y encinalis.

En el otoñu, pescu o a dordalis

cuasi que tos los días doy en dilmi.

 

En veranu, me gusta vel qué pasa

puestu en la praza, embaju 'e los portalis,

de paliqui con otrus ardeanus.

 

Y en ivielnu, me metu pa mi casa

pa vel llovel detrás 'e los cristalis,

con un libru de velsus en las manus.  

   

SONETU SECU CON ESTRAMBOTI  

Cilniendu a meyudía pa la era

y a puntu de comelsi ya el cundíu,

entri jacis de bálagu ajundíu

y acogotáu baju una solajera,

 

cuasi ajogáu por una carraspera

(del porvu que la trilla había esparcíu),

sin un buchi ensiquiera habel bebíu,

contaba un manijeru con cansera

 

que pa poel prenuncial: jocinu y jachu 

jizu farta qu’a muchus trillaoris

se les queasin las gargantas secas.

 

Y arremató rotundu otru muchachu

que galraban asín los segaoris

polque tenían las esis  ya resecas

 

de guañal con bicholnu y con süoris

y obrigal-lus la paja a tantas muecas.  

   

TESTAMENTU  

Te deju toa pa ti la güerta entera:

en ella tienis pinus y castañus,

olivaris y un cientu o más de cañus

de veregel, de práu y simientera.

 

Tieni parras, un pozu, una jiguera,

una casina, apriscu y los apañus

pa podel disfrutal-la tos los añus

tantu en veranu comu en primavera.

 

Tamién tieni nogalis, manaeru,

frutalis ‘e toas crasis, güen caminu

güena vista, güen corti, mejol tierra.

 

Cantan allí la tórtula, el silgueru,

y se respira jondu y cristalinu

el airi más profundu de la sierra.  

 

CRISTU DE LAS PENAS  

¿Y yo m’aginu y duelgu 'e la mi pena

y me sientu ajundíu, y yo m'abrumu

porqu'en mis soledadis me consumu,

atáu comu estoy a esta cadena?

 

¡Penas las tuyas pol la cruel condena

que te jizun sufril en gradu sumu,

que no hay mayol verdugu, me presumu,

qu'el qu'estronchó tu cándida azucena!

 

¡Penas las tuyas, Cristu de las Penas, 

que soportasti, humirdi, to'l castigu

de los urtrajis, siendu el rey del cielu,

 

y las mallugaúras por 'ocenas!

¿Penáu yo? ¡No sé ni lo que digu,

viénduti a Ti con tantu desconsuelu!  

   

   

ME DICIS QUE TE JAGA UNA PUESÍA

Me dicis que te jaga una puesía

en la que yo te cuenti lo que sientu,

cuandu vamus montáus en el jumentu,

a puntu y hora en qu’espariji el día.

 

Yo sé qu,’anque quisiera, no podría,

peru sólu pol ti jagu el intentu,

aún supiendu qu’un güen atascamientu

m’ha de costal quiziás esta osadía,

 

polque me paji a mí que, comu el burru,

no soy yo pa estas cosas lisonjeru,

sino un brutu catorci bien cazurru

 

y no me gusta na sel zalameru.

Peru te lo dire con un susurru:

lo mesmu que me quieris, yo te quieru.  

   

‘ÉJAMI  ENTRAL

‘Éjami entral un ratu pa yo velti,

qu’anque pol ti aquí llegui maljeríu

ya ni m'acuerdu de cómu haiga síu

y sólu acúu ansiosu de querelti.

 

‘Éjami un ratininu pa poelti    

dicil que no jaré ni el menol ruíu,

y hasta, sin quieris, pararé el latíu

d’esti corazón rotu y cuasi inelti.

 

‘Éjami entral (cuarquiera a un probi ampara),

y acurrucalmi embaju ‘e tu escalera.

¡Fíjati cómu vengu! ¡En mi repara!

 

Yo m’acomóu a escapi endondiquiera.

No he de pidilti pratu ni cuchara.

No me dejis pasal la nochi ajuera.  

     

A LA VERA ‘E UNA JUENTI

A la vera ‘e una juenti me pidisti

una preba d’amol pa recordalti

d’aquella tardi, y yo corrí a besalti

en los labius en cuantis los abristi.

 

Juntu a aquel manaeru me jicisti

jural que nunca habría d’orvialti,

y yo, sin sabel ya qué cosa dalti,

te di mi corazón cuandu te juisti

 

y pusi de testigu a aquella juenti.

Peru el agua no sabi ‘e juramentus

y, en su ajuyil hasta jadelsi ríu,

 

jue desjiciendu, apriesa, la corrienti

to aquel amol, en remolinus lentus,

con el tu compromisu y con el míu.  

   

   

A UN CRISTU CRUCIFICÁU

Ca vez que te contempru me sonroju

de vel qu’estés asín crucificáu

y pol mi curpa sigas ahí craváu

y coronáu d’espinas y d’abroju.

 

Sólu con vel tus ansias m’acongoju

y, de poel logral velti arrancáu

d’esi leñu en que tantu ya has penáu,

cargaría yo con él, jincáu d’hinoju.

 

Peru pa na valdría habel ganáu

el cielu polque hoy llevé, sumisu,

tu crus pa solazal tu abatimientu.

 

Siempri m’iba a sentil avergonzáu

de compartil mañana el paraísu

con el que consintió tan cruel tormentu.

 

 

index

Última actualización: 20/05/2007